Encuentran el Golf de NES escondido en Nintendo Switch

Golf (1984) en Nintendo Switch

Es posible que este fin de semana se haya publicado la primera imagen de un juego original de NES en una Nintendo Switch. Pero esto no tiene que ver con un anuncio de la Consola Virtual de Nintendo, sino más bien con un emulador oculto dentro del código de la máquina. El pasado mes de julio, los usuarios de SwitchBrew (un repositorio de archivos del sistema de Switch) encontraron varias referencias a un emulador de NES ya incluido dentro de la consola, con el nombre en clave "flog".

Ahora, estos usuarios han ido más allá, y aseguran haber descubierto de qué se trata en realidad este misterioso "flog". Según ellos, flog no sería un emulador, ni mucho menos. Se trataría en realidad del juego Golf (flog escrito al reves) de la NES, publicado en 1984. Uno de los usuarios de este repositorio, conocido como yellows8, asegura que el juego ha estado escondido en nuestras Nintendo Switch desde la versión 1.0 del sistema, por lo que es posible que hayamos tenido un juego de la NES en nuestra consola durante medio año sin darnos cuenta.

Conoce los accesorios para Nintendo Switch mejor valorados de Amazon

Así mismo, el usuario afirma que esta versión del juego habría sido adaptada específicamente para ser compatible con Nintendo Switch, y contaría con nuevos controles de movimiento. Por desgracia, todavía nadie ha encontrado la manera de ejecutar el juego en su consola, y los miembros de dicha comunidad andan a la búsqueda de más información para descubrir cómo se puede desbloquear el juego en Nintendo Switch.

Es posible que las referencias al juego y las imágenes sean un simple guiño o un easter egg de los desarrolladores. También podrían ser los restos de una prueba para comprobar la funcionalidad de la Consola Virtual de cara a su implementación o, por supuesto, también puede que se trate de todo un juego hecho y derecho. Os mantendremos informados al respecto de cualquier novedad relacionada con este juego oculto de Nintendo Switch.

Fuente | Ars Technica

Lecturas recomendadas