El ex CEO de Sony pensaba que Playstation sería un juguete

Nadie duda del enorme impacto que tuvo para la industria de los videojuegos la irrupción de Playstation en la lucha por la supremacía en el mundo del entretenimiento, especialmente en las consolas de sobremesa. 

Y no podemos más que sorprendernos por las palabras que Andrew House, actual CEO de Sony Computer Entertainment, ha vertido en Game Informer acerca de la difusa idea, que su precedesor en Sony, tenía acerca de lo que sería Playstation para Sony en los 90.

Ken Kuratagi, el padre de Playstation fue el encargado de diseñar muchos de los juguetes de Sony, por lo que a los altos mandos de la multinaiconal nipona no les gustaba que su marca se asociara a juguetes, de ahí que se terminara denominando Playstation.

Según Andrew House, cuando le dijo a su antíguo jefe en Sony que se iría a trabajar con Ken, este le espetó un "Pero si es un juguete, ¿Cómo te puedes ir a trabajar para un juguete?", Andrew le respondió que creía que tendria mucho más potencial que un juguete en el futuro.

Andrew también ha comentado que la razón de llamar a la división "Sony Computer Entertainment" fue para alinearla con el resto de divisiones de la compañía, como Sony Pictures Entertainment o Sony Music Entertainment.

Curiosamente, el ex CEO de Sony, Norio Ohga, sugirió que "Sony Computer Entertainment era un nombre demasiado "importante" para un producto de videojuegos". Pero según Andrew, "ya pensaba que el entretenimiento informático se convertiría en la gran industria del futuro".

Sin duda, todas estas declaraciones, vienen a sacar a la luz el escepticismo por esta industria que tenían los directivos de las grandes multinaciones del entretenimiento hace 20 años, en lo que a la importancia de los videojuegos principalmente, y el entretenimiento multimedia después, tendrían en la industria de nuestros dias.

Llegando a tildarlo de juguete, uno que mueve al año miles de millones de euros en todo el mundo. No obstante, las palabras del actual CEO de Sony podrían parecer, a toro pasado, algo oportunistas.