Exposición de los carteles de Saul Bass

El Círculo de Bellas Artes de Madrid recoge una colección de carteles de cine originales del maestro Saul Bass (1920-1996), icono del diseño gracias a sus trabajos para el Hollywood de los años 50 y 60, recopilados con mimo durante años por el director Gerardo Vera.

Más de 70 carteles conforman una interesante muestra del trabajo de Bass como diseñador para películas de autores tan influyentes como Wilder, Ford, Kubrick o Wyler pero, sobre todo y en mayor medida para Otto Preminger y el maestro del suspense, Alfred Hitchcock. Uno de sus trabajos más icónicos es sin duda el cartel de Vértigo.

La exposición, a la que puede accederse libremente hasta el 13 de enero, propone un recorrido cronológico por su obra y presenta tanto carteles que fueron utilizados en su día como otros que fueron rechazados, como el que Bass propuso para La lista de Schindler y que Spilberg desechó.

La muestra cuenta también con un ciclo de películas entre las que no puede faltar Psicosis, cuyo story board de la secuencia del baño se ha atribuido a Bass a pesar de que Hitchcock nunca lo admitiera.

Gyorgy Kepes, diseñador gráfico húngaro que había trabajado con László Moholy-Nagy en Berlín, fue quien aproximó a Bass al estilo Bauhaus y al constructivismo ruso. Su influencia no ha dejado de notarse, tanto en carteles (el de Quemar después de leer, por ejemplo, de los hermanos Coen) como en títulos de crédito como los de la aclamada serie Mad Men. 

 

 

Bass compaginó el trabajo en cine con el diseño gráfico comercial diseñando algunas de las identidades corporativas más importantes de Estados Unidos  como las de AT&T, Bell, United Airlines, Minolta o Warner Communications.