Fable III recibe un parche mágico

Fable III ha tenido una recepción algo menos calurosa que sus anteriores entregas. Sin embargo, en Lionhead Studios quieren que todo el mundo descubra el nuevo aspecto de Albion en las mejores condiciones. De ahí que, cuando vayamos a jugar a Fable III, si tenemos la consola conectada a Xbox Live, el juego se actualizará automáticamente. ¿Qué es lo que incluye este parche? Pues una larga lista de arreglos y soluciones:

  • En el Santuario, se han arreglado los silencios de Jasper o que el mapa no se pudiera usar.
  • Algunos enemigos que no aparecían, ahora lo hacen y nos permiten terminar algunas misiones que se resistían.
  • Las rocas de algunos escenarios ya no nos impiden el paso ni nos quedaremos atascados en ellas. Lo mismo sucedía en la mansión de Reaver… y a partir de ahora ya no pasará.
  • En la misión de los gnomos se ha eliminado la posibilidad de que el jugador rompa el script.
  • ¿Qué te caías fuera del escenario? Pues, supuestamente, ya no sucederá.
  • El sonido en Mourningwood  se comportará como debe.
  • Ya no fallará el juego en la misión Paz, amor y asesinato.
  • Mejoras generales en cuanto a rendimiento y suavidad en las animaciones.
  • En el multijugador, el área de viaje rápido se comporta con más precisión.
  • Se ha arreglado el problema del valle de Mistpeak (el pico de la niebla), donde podías caer por el borde mientras combatías. Lo mismo sucedía en la zona industrial de Bowerstone.
  • El castillo de Bowerstone se puede ofrecer como hogar familiar, después de casarnos.
  • Al reparar una casa, esta pasa a estar habitada inmediatamente.
  • Ahora aparecen efectos de partículas, en el modo multijugador, cuando los personajes se casan.
  • Los orbes que no aparecían… ya lo hacen.
  • Las partidas ya no ofrecen casos puntuales en que se corrompían.
  • El truco de duplicar las cajas al dispararlas… pues va a ser que ya no funciona.
  • El pollo negro de los jardines del castillo, ahora tiene un comportamiento menos artificial cuando le damos una patada.