Fallece Menahem Golan, el mítico productor de películas de acción de los años 80

El director y productor israelí financió algunos títulos míticos como Delta Force de Chuck Norris, Contacto sangriento de Jean Claude Van Damme o Cobra, el brazo fuerte de la ley de Sylvester Stallone durante la década de los 80.

Héroes de acción como Sylvester StalloneJean-Claude Van Damme, Chuck Norris, Charles Bronson o Dolph Lundgren deben parte de su fama a Menahem Golan, director y productor israelí fallecido el pasado 8 de agosto a los 85 años.

Respondable de películas como Yo soy la justicia II, la saga protagonizada por el duro Charles Bronson y sus secuelas, tras este primer gran éxito llegarían títulos míticos del género como Cobra, el brazo fuerte de la ley protagonizada por Sylvester Stallone, Desaparecido en combate y Delta Force con Chuck Norris, Contacto sangriento con Jean-Claude Van Damme, El guerrero americano con Michael Dudikoff o Masters del universo con Dolph Lundgren.


El (re)inventor del cine de acción comenzó su carrera en Israel a mediados de los años 50 con títulos como el musical Kazablan, nominados a a dos Globos de Oro, o la comedia Polo de limón, una franquicia que alcanzó las ocho películas. Pero la fama internacional le llegaría en los años 80 tras desembarcar en Estados Unidos y comprar el estudio Cannon Films

Menahem Golan cultivó uno de los géneros más rentables de Hollywood: el cine de acción de serie B. Estas películas no se caracterizaban por su calidad, pero la exhibición de las habilidades de sus heroicos protagonistas colmó el apetito de un público enardecido por la aparición de los reproductores de vídeo doméstico.


Innovador también detrás de las cámaras, Golan fue uno de los primeros productores en vender los derechos sobre sus películas a las distribuidoras antes de que comenzaran a rodarse, lo que le permitió desarrollar muchos más trabajos que sus rivales a pesar de contar con presupuestos inferiores. Concretamente, y según publica The Hollywood Reporter, en esta época Golan producía una docena de películas al año.

  

Aunque no es tan recordado por ello, el director también produjo títulos menos sangrientos como la ganadoras del Oso de Oro en el Festival de cine de Berlín Corrientes de amor de John Cassavetes, la nominada a la Palma de Oro en Cannes Loco por amor de Robert Altman, el Otello de Franco Zefferelli o la adaptación de punk de El Rey Lear de Jean-Luc Godard.

Pero tras una década de éxitos Cannon Films comenzó a mostrar problemas financieros tras sufrir varios fiascos en taquilla como Superman IV y dejó la compañía en 1989 para regresar años más tarde a Israel como productor de musicales.

 

Apreciar el legado de Menahem Golam es tan sencillo como echar un vistazo al reparto de cualquier entrega de la franquicia de Stallone Los mercenarios, cuya tercera parte se estrena el próximo 14 de agosto. Pero de todas estas películas, ¿cuáles son vuestras favoritas?