La FAP valora la detención de un individuo por piratear consolas

Piratería

La Federación para la Protección de la Propiedad Intelectual (FAP) ha valorado positivamente los "avances en la persecución contra los delitos contra la propiedad intelectual". En palabras de su portavoz, José Manuel Tourné, "la legislación es clara sobre los derechos de propiedad intelectual en nuestro país. La creación cultural tiene un coste y hay que proteger a sus creadores", ha señalado. El comunicado llega días después de que la Policía Nacional haya detenido en Madrid a un individuo que comercializó más de 220 pedidos a través de páginas webs como Milanuncios.com por un valor superior de 54.000 euros.

"Como consecuencia de ello, los creadores han dejado de ingresar más de un millón de euros según estimaciones de la Policía. Comercializar con productos ilegales tiene consecuencias para la industria y eso significa que con ello nos estamos cargando al sector y a su empleo", ha señalado Tourné. En este sentido, la FAP ha informado que la denuncia contra el individuo partió de sus asociados que "observan que en ocasiones las autoridades e intermediarios como las webs de anuncios de compraventa entre particulares son pasivas en relación a la defensa de los derechos de los creadores. No nos olvidemos que la piratería destruye el trabajo de mucha gente, pero no olvidemos también que estamos ante un fenómeno asociado al blanqueo de capitales. Por culpa de ello se dejan de ingresar impuestos, y eso revierte sobre todos".

Tras la detención, la Policía incautó en el domicilio del detenido 31 consolas, 40 tarjetas preparadas para vulnerar medidas de seguridad electrónica, 10 tarjetas de memoria, 2 discos duros, 9 carpetas con documentación escrita y un teléfono móvil. La investigación culminó con su detención como presunto autor de un delito contra la propiedad intelectual y blanqueo de capitales. "Valoramos positivamente que las autoridades asuman que la lucha contra la piratería y la defensa de la propiedad intelectual es un tema fundamental para que nuestro país sea atractivo para la industria cultural. Sin propiedad intelectual no hay talento, no hay innovación, no hay cultura", concluye Tourné.