El FBI acusa oficialmente a Corea del Norte del Sony Hack

El gobierno de Kim-Jong-un, el líder norcoreano es acusado de forma oficial por el FBI del ciberataque sufrido por Sony y, de hecho, lo hackers se felicitan por la retirada del estreno de The Interview.

Hablamos de terrorismo internacional y de atentado a la libertad de expresión: Corea del Norte está detrás del hackeo masivo de información confidencial de Sony y el FBI apunta directamente al gobierno de Kim Jong-un tras recabar pruebas entre las que se incluyen direcciones IP o malware similar al de ciberataques anteriores.

Las amenazas de los hackers han concluido con la retirada de The Interview del panorama, a pesar de que inicialmente tenía previsto su estreno para el próximo 25 de diciembre. Barack Obama se ha unido a las voces que consideraban que la decisión de Sony era "un error". Lo ha comparado con dejar de ir a un evento deportivo por la posibilidad de que haya ataques terroristas. El presidente dijo que le habría gustado que la multinacional lo hubiera consultado con él antes de tomar esta decisión. "No podemos tener una sociedad en la que un dictador de otra parte empiece a imponer la censura en Estados Unidos".


En la rueda de prensa, Obama ha asegurado que no hay pruebas que apunten a la participación de un tercer país. El presidente descartaba así la implicación de China, el único aliado en la escena internacional que tiene Pyongyang.

El grupo que se atribuye el ataque ha enviado a la CNN un e-mail en el que expresan su satisfacción considerando la decisión de Sony "muy inteligente" y elevando su apuesta: "Ahora queremos que la película nunca sea lanzada, distribuida o filtrada de ninguna manera, por ejemplo, DVD o pirata. Y queremos que todo lo relacionado con la película, incluidos sus tráilers, así como su versión completa, sean eliminados de cualquier página web que los albergue inmediatamente".

Y las amenazas continúan: "Seguimos teniendo vuestros datos privados y sensibles. Aseguraremos la seguridad de vuestros datos a menos que causéis problemas adicionales"... Se estima que el quebranto de Sony solo por haber retidado The Interview (dejemos de lado el daño a su reputación, que se hayan desvelado datos confidenciales como salarios, comunicaciones privadas, proyectos, etc.) asciencen a 75 millones de dólares estimando que a los 44 que ha supuesto la producción de la película hay que sumarle 30 en publicidad.

En medio del maremágnum una voz se alza en favor de Sony: George Clooney, que ha sido una de las víctimas de la filtración de información confidencial y que, en su búsqueda de aliados para defender a Sony, se ha quedado bastante solo, aunque tiene más razón que un santo: "Estamos hablando de un país decidiendo qué contenido vamos a tener. No solo afecta a las películas, afecta a todas las partes y negocios que tengamos. Es la verdad. ¿Qué pasa si un medio decide tirar por una historia, y un país, un individuo o una empresa decide que no les gusta? Olvidaos del hackeo. Tenéis a alguien que amenaza con volar edificios y de pronto todos tenemos que agachar la cabeza. Sony no retiró la película porque tuvieran miedo, la retiraron porque todos los cines dijeron que no iban a proyectarla. Y dijeron que no iban a proyectarla porque hablarían con sus abogados y esos abogados les dirían que si alguien muriera en alguna de esas sesiones, ellos serían los responsables".