Free Radical pierde dinero con los shooters

Steve Ellis, cofundador de Free Radical y padre de la serie Timesplitters, ha mostrado su pesimismo para con el género del shoot'em up en primera persona que tantas ventas les han aportado.

La rentabilidad de los shooters en primer persona está bajo mínimos, opina uno de los fundadores de Free Radical, Steve Ellis. A su entender, cualquier título del género ajeno a Battlefield o Call of Duty lo tiene tremendamente difícil para recuperar su inversión.

Timesplitters Future Perfect

Habla uno de los artífices del genial Goldeneye 64, quien posteriormente engendraría una de las series mejor consideradas en el género, TimeSplitters: "Nadie compra FPSs a menos que se llamen Call of Duty o Battlefield. Más allá de ambas series, los shooters suponen importantes pérdidas a los estudios."


"Me pasé todo 2007 intentando encontrar una editora interesada en publicar Timesplitters 4, sin éxito. Sencillamente, no hay interés en financiar algo que transgreda mínimamente las convenciones del género. Nadie quiere apoyar algo diferente por considerarlo demasiado arriesgado."


Tras no encontrar apoyos para Timesplitters 4, Ellis abanadonó Free Radical (adquirida por Crytek como filial británica) para formar su propia compañía de juegos móviles, Crash Lab.


Timesplitters 4 ha seguido rumoreándose desde entonces, hasta el punto de que fuentes cercanas a Crytek asegurasen su desarrollo a OXM: "Fuentes de confianza han asegurado a OXM haber visto una versión jugable de TimeSplitters 4. No hay garantía de que el juego sea lanzado (recordemos aquella versión de Star Wars Battlefront 3 que fue cancelada sin llegar a anunciarse), aunque la información es esperanzadora cuanto menos."


Crytek UK tardó tan solo unas horas en desmentirlo con sobrada socarronería: "Respecto a Timesplitters 4 decidimos optar por una estrategia de desarrollo diferente. Invertimos todo el presupuesto en comprar monos del mercado negro. Estos siete monos están sentados ahora en una sala laminada de espejos, frente a máquinas de escribir. Al parecer, los simios no han escrito una sola línea de código, pero informan a la prensa de lo contrario cada cierto tiempo, de ahí los rumores. [...] PD: ¿Alguien tiene "bananas" de sobra?".