Gamelab 2012: conferencia de Yamauchi

Kazunori Yamauchi, creador de la saga Gran Turismo ha respondido a una serie de preguntas sobre su trayectoria, su educación y el contexto que le llevó a convertirse en diseñador de juegos.

Como otras conferencias de Gamelab 2012, la intervención de Kazunori Yamauchi ha estado estructurada mediante una serie de preguntas, realizadas por la organización, en que se recorría la trayectoria del creador japonés.

La infancia

Uno de sus mayores intereses durante la infancia de Yamauchi fue coleccionar insectos: todos los días, en cuanto salía de casa, Kazunori pasaba por la montaña para encontrar nuevas especies. El japonés reconoció que esa pasión de la infancia tiene puntos comunes con el trabajo que realiza en Gran Turismo (viajar a distintos circuitos del mundo y probar los coches).

Su primer contacto con los ordenadores fue a los 10 años, cuando empezaron a aparecer los PC en Japón. Él quería tener un Apple II, pero era muy caro, así que comenzó a programar con un modelo más barato. En aquella época crear un juego y jugar, eran casi el mismo proceso.

Más tarde, durante el bachillerato se aficionó al cine, y rodaba una película al año, con sus compañeros, para proyectarlas en las fiestas de fin de curso. Sin embargo, al llegar a la universidad  no pudo entrar en la facultad que quería, y comenzó a vender videojuegos a las empresas (confiesa que no iba mucho a clase). Por otro lado, el mercado japonés de cine era muy pequeño, así que tuvo que abandonor su sueño de convertirse en director.

Trabajando para Sony

Al acabar la carrera entró a trabajar en Sony Music Entertainment, decidido a rodar vídeos musicales. Pero en la empresa le destinaron al departamento de videojuegos. Seguramente se debió a que en su currículum había muchos trabajos relacionados con los ordenadores, y se llevó una gran sorpresa.

Al conocer las características del hardware que Sony iba a lanzar (el primer modelo de PlayStation) se le ocurrió diseñar Gran Turismo. Lógicamente, el juego no fue aprobado de inmediato, sino que le pidieron alternativas,, así nació Motortoon Grand Prix.  

La oficina estaba dividida en dos secciones para hardware y software, y en este espacio se gestó su primer título. Kazunori se pasaba por las secciones vecinas, para preguntar cómo sería la nueva consola. En base a las ideas que le iban dando, se le ocurrió hacer el juego. Una de sus primeras inquietudes es que fuese un juego en 3D, y con técnicas de simulación física.

Gran Tursimo fue retrasado es porque era excesivamente creativo, y no querían arriesgarse demasiado en Sony. Por este motivo, Motortoon Grand Prix fue aprobado; porque su aspecto cómico recordaba a Mario Kart, que tenía mucho éxito en aquel momento (es un caso muy frecuente en la industria).

Pese al aspecto de Motortoon, el juego sirvió para estudiar la física de la conducción. Durante este periodo, el equipo aprovechó paa desarrollar las futuras aplicaciones que se usarían en Gran Turismo.

Piloto de competición

Una de las razones por las que Yamauchi ha decidido pilotar un coche de competición era para ver si todo lo que había aprendido en GT se podía utilizar en el mundo real. Por ejemplo, la participación  en las 24 h. de Nurburgring tenía a todos los ingenieros de Polyphony Digital, lo que significa que el equipo de producción se convirtió en un equipo de competición. Lo que han aprendido en esta carrera es la necesidad de gestionar una inmensa cantidad de datos, y analizarlos para mejorar al coche. Un proceso muy similar al utilizado para crear Gran Turismo.

El ambiente de competición (donde hay que sobrevivir o ganar) te hace crecer profesional y personalmente. Nada me hace más feliz que ver cómo un videojuego puede cambiar la vida de una persona, como en el caso de Lucas Ordoñez, ganador de GT Academy. Con esto, quiero destacar que la competición real, donde puedes llegar a morir, se basa en la fortaleza humana. No quiero decir que creando un juego como GT he podido cambiar a la gente, pero se ha convertido en una oportunidad para que algunas personas puedan avanzar. Eso es n gran estímulo para el equipo, y Yamauchi se lo agradece a todos los participantes de GT Academy.