Gamelab 2012: mesa de cultura

La mesa de cultura de Gamelab ha tratado sobre la relación entre cine y videojuegos, desde una perspectiva nacional. Aquí os dejamos las interesantes reflexiones de José Garasino y Gonzo Suárez en este aspecto.

Gonzo Suárez, creador de la saga Commandos (y clásicos de los ocho bits, como Sol Negro) y José Garasino, director de la Academia de cine han sido los anfitriones de la mesa de cultura de Gamelab 2012, que ha versado sobre la relación entre la industria del cine y los videojuegos.

En particular, la Academia de cine, está tratando de impulsar los contenidos digitales, multiplataforma y de videojuegos, explorando la colaboración de las dos industrias tanto tecnológicamente (en especial en el cine animación) como en el modelo de negocio, por ejemplo, desarrollando juegos y películas de forma simultánea.

Jose Garasino ha observado que hasta hace unos años, las empresas de videojuegos buscaban el apoyo de las producciones de cine, mientras que ahora son las películas quienes buscan el respaldo de los juegos. Ejemplos como Torrente, Extraterrestre, Planet 51... sirven a Gonzo Suárez para establecer el paralelismo entre genética, memética y la interrelación entre estas dos industrias. Lamentablemente, según el director de Arvirago, no siempre se cuenta con un grupo de gente que sepa ver la unión entre ambos campos.

Por otro lado, han criticado la opinión negativa que los juegos se han ganado en ciertos ámbitos. Lo que los ha convertido en una especie de “ninja” queha crecido de manera oculta. Existe un discurso que critica a los videojuegos, mientras que no paran de expandirse. “El videojuego vive al margen de la opinión pública”.

Gonzo Suárez ha manifestado que no hace falta defender al videojuego. Es de hecho un elemento cultural, que no puede compararse con ningún otro medio de consumo; ni la música, ni la pintura, ni la literatura... ninguno de estos elementos ha conseguido captar la atención de un consumidor como el propio juego, que atrapa durante cientos de horas. Dentro de unos años, cuando se estudie esta sociedad, no lo podrán entender sin considerar el videojuego (o el ocio digital). Es un medio digno de por sí.

José Garasino se ha atrevido a defender que seremos la última generación que conozca estas artes de manera separada, y que en un futuro cercano, la narración será una mezcla de todas las artes. El cine está adoptando la narrativa de los juegos, del mismo modo que los juegos imitaron al cine en sus comienzos. El cerebro de las personas se está transformando gracias a estas nuevas formas de entretenimiento.

Uno de los peligros que entraña esta transformación es que muchos profesionales van a desaparecer por el miedo a cambiar, aunque los conferenciantes creen en la posibilidad de que todos los artistas se transformen a esta “dimensión electromagnética”. El videojuego debería fijarse en lo que hizo el cine para adaptarse a los cambios sociales. La metáfora que utiliza Garasino es que los juegos son una chica ágil de veinte años, mientras que el cine sería una señora de cincuenta años, que va a tomar el té y a pasear su perro. 

Así han pasado a responder las preguntas del público.