Gigabyte presenta sus placas para los Intel de octava generación

Los nuevos procesadores Intel Core de octava generación, el relevo de la generación que debutó el año pasado y de la que este año hemos tenido el procesador más potente de la gama i7 y los nuevos Core X-Series, necesitarán una nueva placa base, ya que no serán compatibles con las platas compatibles con los procesadores 270.

Esto obliga a cambiar tanto de placa como de procesador si buscáis tener lo último del mercado y el fabricante Gigabyte ha dado un primer paso presentando la familia de placas base compatibles con la octava generación de procesadores Intel Core. Todas ellas, claro, bajo el chipset Z370.

Todos los detalles sobre los Intel Core de octava generación

Serán ocho los modelos de placas base de Gigabyte para la octava generación de Intel, entre las que destacan las de gama alta Aorus como la Gaming 7, Gaming 5, Gaming 3, Ultra Gaming, Gaming K3 y Gaming Wi-Fi. Además, también estarán disponibles las Z370 a secas y la Z370X SLI que, como su nombre indica, soportará configuraciones de dos gráficas de NVIDIA.

Como podéis suponer, la Gigabyte Gaming 7 es la punta de lanza de las placas para los nuevos procesadores Intel. Además, al gama Aorus tiene retroiluminación RGB que se puede sincronizar con otros dispositivos como la tarjeta gráfica, así como tecnología Scout Rada que nos ayuda a posicionar a los enemigos en los juegos competitivos a partir del audio. Por otra parte, las placas soportarán memorias DDR de doble canal de hasta 4133MHz, una frecuencia que, ahora mismo, se nos escapa.

Falta que Gigabyte concrete el precio de estas nuevas placas base, pero llegarán a Reino Unido, según ComputerHoy, a un precio que partirá de los 150 dólares.