G.I.Joe vuelve en febrero de 2013

IDW, actual titular de los derechos en cómic de la franquicia, lo ha hecho público. Los G.I.Joe vuelven en febrero para enfrentarse a un nuevo y brutal enemigo: los medios de comunicación.

IDW lo ha hecho oficial. En febrero de 2013 lanzarán de nuevo una serie basada en G.I.Joe The Real American Hero. La obra correrá a cargo de Fred Van Lente (autor de  The Comic Book History of Comics) y Steve Kurth (dibujante de AvX).  En lanzamiento, quizá hecho a drede, precederá unos cuantos meses al de la secuela de la primera película de la serie rodada con actores reales: G.I.Joe: La Vengaza.

En esta nueva colección, los Joes dejarán de ser un comando ultrasecreto que lucha contra las amenazas terroristas de Cobra para ser portada de los medios de comunicación. Debido a este nuevo estatus público, la organización deberá cambiar su modus operandi, teniendo que adaptarse al siglo XXI y al control de los medios de comunicación y a las filtraciones poco fortuitas.

¿Significa esto que Julian Assange y Wikileaks serán los nuevos malos de la colección?  Nada más lejos. El Comandante Cobra y su troupe de sicarios fascisto-comunistoides seguirán siendo los antagonistas. Pero su lucha cambiará. Ya no será el globo, sino suelo americano. Y muy posiblemente, el tono cambie de la perspectiva bélica al de historia de espionaje y contraterrorismo.

Un amigo de nuestros años mozos.

Para los que ya comenzamos a peinar calvas (más literal que metafóricamente) decir G.I.Joe es decir una parte de nuestra infancia. Por tanto, para los más jóvenes, esta noticia será seguramente como si vuestro yayos dijera: "mira, sacan una reedición de El Capitán Trueno".

Pero chicos, G.I.Joe es parte del camino hacia el frikismo que vivís ahora. Es parte de vuestra historia. Hubo un tiempo en que, cuando no había Internet y poco oferta de ocio friki a finales de los ochenta, Telecinco emitía G.I.Joe por las tardes. Aquella serie, junto a los Transformers, Judo-boy y otras tantas,  todas ellas con  su doblaje latinoamericano,  que a los nacidos en España nos encantaba y lo veíamos natural. ¿Y por qué no iba a serlo despues de todo no hacía perder la esencia a la serie?

Ya que lo mágico de G.I.Joe es precisamente que, aunque era una serie tremendamente politizada (reaganita y neo-con a tope), a los crios nos encantaba. Y ya no hablemos de jugar con la gran gama de figuritas que tenía. Porque a fin de cuentas, no representaba derechas o izquierdas en nuestra mente. Representaba bien contra mal, la lucha del orden contra los villanos que quieren imponerse por las armas y una poetización de las hazañas bélicas. En definitiva, a pesar de sus pecadillos, G.I.Joe estaba hecha (y espero que siga estandolo) de la materia de la que están hecha los sueños de los niños; ergo de los  geeks.