Goldblum protagoniza Adam resucitado

Hoy se estrena en cines la desconcertante propuesta de Paul Schrader (guionista de Taxi Driver) que ha vuelto a poner el foco en el actor Jeff Goldblum, cuya interpretación eclipsa cualquier otro elemento de la película.

Noah Stollman se encarga de adaptar lo inadaptable, la novela pretigiosa novela de Yoram Kaniuk "El hombre perro", y que obtuvo el interés en su momento de cineastas como Orson Welles o Werner Herzog, que quisieron llevarla al cine sin éxito.

 

La acción se sitúa a principios de los 60, cuando el que había sido un famoso ilusionista judío Adam Stein (Jeff Goldblum) es trasladado a una clínica psiquiátrica para supervivientes del Holocausto, en el desierto de Negev. Carismático, cínico y seductor, maneja a su antojo al resto de pacientes, desafiando las normas del director del centro (Derek Jacobi).

 

 

La llegada de un niño que se cree perro le hará reencontrarse con su doloroso pasado, cuando recluído en un campo de concentración fue brutalmente denigrado por un comandante nazi (Willem Dafoe).

 

A pesar de la tardanza en llegar a nuestro país (ya está editada en DVD en EE. UU.) la propuesta pretende arrancar una reflexión sobre la naturaleza humana, aunque el protagonismo excesivo de un verboso Goldblum complica bastante acceder a un momento para poder digerir la crudeza de la historia, lo que finalmente deja un regusto de insustancialidad.