Christopher Lee muere a los 93 años

Ha muerto Christopher Lee, el actor que interpretaba a Saruman en la saga El Señor de los Anillos y al Conde Dook en Star Wars. Su papel como Drácula o el Señor Scaramanga en 007: El hombre de la pistola de oro marcarán la historia del cine.  

Ha muerto Christopher Lee, uno de los actores más prolíficos de la historia del cine. El británico de 93 años ha muerto en el hospital, donde ingresó el día de ayer, después de sufrir problemas respiratorios.

Además de su labor como actor, que le ha llevado a participar en sagas con tanto éxito como El Señor de los anillos o la segunda trilogía de Star Wars, Christopher Lee participó en la Segunda Guerra Mundial, como miembro de las fuerzas especiales británicas SAS.

Lee comenzó trabajando para la productora Hammer, de cine de terror y serie B, donde se hizo muy popular gracias a su interpretación del Conde Drácula desde finales de los años 60. También ha interpretado a grandes villanos, como el Señor Scaramanga en 007 El hombre de la Pistola de oro,o al Conde Rochefort en Los 3 Mosqueteros (en dos ocasiones).  

También se le recordará por su papel como Mycroft Holmes en La vida privada de Sherlock Holmes y en la película de Steven Spielberg, 1941. Aunque nuestros papeles favoritos de Christopher Lee son (ojo, spoilers de las películas que aparecen a continuación):

 

Star Wars: interpretaba al Conde Dooku (Darth Tyrannus), un Caballero Jedi que dio la espalda a la orden y se pasó al Lado Oscuro. Fue presentado en el Episodio II: El Ataque de los Clones, donde nos dejó una de las batallas de sables láser más espectaculares de la saga, al enfrentarse al Maestro Yoda.

 

El Señor de los Anillos/El Hobbit: Christopher Lee daba vida a Saruman, el mago blanco que se alió con Sauron para sembrar terror con un ejército de Uruk-Hai por toda la Tierra Media. Aunque en el libro de El Hobbit Saruman no aparecía, sí lo hizo en la adaptación cinematográfica de Peter Jackson

 

Drácula: Christopher Lee encarnó al Señor de la Noche en el clásico de 1959, dirigido por Terence Fisher. Es uno de sus papeles más recordados y con el que dio el salto a la fama. Después de aquella película, se encasilló en el papel con Drácula vuelve de la tumba, El poder de la sangre de Drácula y Las cicatrices de Drácula.

 

 

En videojuegos, Lee interpretaba el papel de DiZ (sólo la voz) en la versión americana de Kingdom Hearts II para PlayStation 2.