Habrá remake de Headhunters

¿Son necesarios los remakes de películas recién estrenadas? ¿Aportan algo nuevo o solo recodifican el mensaje para hacerlo más fácil de digerir? El reto de añadir o reinventar algo en una película de ritmo infernal plagada de metáforas visuales, está servido, con el permiso de Jo Nesbø.

Ejemplos de remakes a la americana tenemos unos cuantos: la danesa El vigilante nocturno, por ejemplo, salió peor parada en su versión estadounidense, así como la japonesa The Ring, por no hablar de la absurda Vainilla Sky que destrozó sin piedad aquella cinta tan original y densa de Amenábar Abre los ojos. En Estados Unidos, no lo pueden evitar: su gran motor, el cine, fagocita todo gran éxito que pasa por la gran pantalla, aunque la digestión no sea tan brillante como su origen.

Otros  remakes han sido más apoyados por la crítica como la cinta Millenium de Fincher o Infiltrados de Scorsese (relacionado por cierto con la adaptación de The Snowman de Nesbø). A qué lado de la balanza se decantará el remake de Headhunters (una película que, como dijimos en nuestra crítica, ningún fan del thriller y del fino humor negro debería perderse) es imposible saberlo, aunque tenemos algunas pistas sobre las que movernos.

En primer lugar ha sido el actor y productor Mark Wahlberg (Ted, The Fighter) el primero en saltar en los medios de comunicación como interesado en involucrarse en el proyecto. No es de extrañar teniendo en cuenta la acogida de la novela y de la película por el público noruego e internacional y que él califica como una de las mejores que ha visto en los últimos tiempos.

Este poderoso respaldo llega también al calor de la adaptación de Reykjavík-Rotterdam de Óskar Jónasson que en su versión estadounidense adoptó el título de Contraband y pasó por nuestra cartelera en el mes de marzo con un reparto encabezado por… ¡Mark Wahlberg! Normal que quiera apuntarse al carro, sobre todo teniendo en cuenta que también estuvo involucrado en la producción de la película. De momento, se encuentra en negociaciones con el director Morten Tyldum, ¿funcionará el denso humor negro de Headhunters en un film made in Hollywood? La última palabra la tendrá, como siempre, la taquilla.