Hacemos una visita a Nintendo World

Hemos hecho una visita relámpago a Nintendo World en New York y nos ha dado tiempo a descubrir uno de esos lugares sagrados para los aficionados a los videojuegos.

Situado en pleno Manhattan, muy cerca del Rockefeller Center y de Times Square, Nintendo World es un lugar al que cualquier fan de la gran N debería peregrinar una vez en su vida. Allí se reúnen objetos del pasado, presente y futuro de Nintendo, repartidos en dos plantas a lo largo de más de 300 metros cuadrados. Algo parecido a lo que SEGA puso en marcha en la década de los noventa, pero sin las atracciones de feria y con un papel protagonista para los juegos, las consolas y los recuerdos que, todo hay que decirlo, podemos llevarnos.

Todo parece dispuesto para que cualquiera pueda pasar los días enteros mientras prueba las novedades para las plataformas de Nintendo. Merchandising variado y rarezas se mezclan con jugadores que disfrutan de la comodidad de unas instalaciones a la última. Incluso podemos ver las noticias y demás artículos de HobbyNews.es o los trucos de HobbyTrucos.es en las pantallas con conexión a Internet.

De camino a la planta superior nos encontramos un completo juego de cama, con muchos detalles, que harán las delicias de los más fanáticos de Nintendo. Todo un detalle para aprovechar la ambientación al máximo, aunque… bueno, seguro que alguien se muere de ganas por vestir todo de motivos nintenderos. Paredes y suelos con vinilos, estrellas que recoger… todo en Nintendo World parece dispuesto para una gran gymkana y, por supuesto, este tipo de eventos no faltan cada mes.

Junto a ropa, peluches o accesorios varios, nos encontramos uno de los rincones más interesantes de Nintendo World, el museo. Junto a las cartas que acompañaron a los inicios de la compañía, nos encontramos piezas únicas. No faltan las portátiles Game&Watch originales, consolas clásicas como la NES e incluso una GameBoy que sobrevivió a la guerra del Golfo, hace un par de décadas.

La firma de Miyamoto, como era de esperar, está muy presente en numerosos artículos y el creador de Mario o Zelda parece muy presente en cada rincón del establecimiento. En definitiva, lo nuevo y lo viejo se unen en un espacio dedicado a los fans, de todas las edades, donde cada detalle está cuidado al máximo. Sólo hay que acercarse a New York y cruzar la puerta, ¡que es gratis! Entrar a Nintendo World, se entiende…