Hobby Consolas en el Pax East. HearthStone

Todo el mundo esperaba un nuevo MMO de Blizzard, pero la sorpresa llegó cuando nos mostraron su nueva creación, un juego de cartas coleccionables al estilo de Magic, pero basado en el universo WarCraft. Nosotros lo estuvimos jugando un buen rato, y esto es lo que nos ha parecido.

Una de las sorpresas del Pax East 2013 ha sido, sin duda, este juego de cartas ambientado en la saga WarCraft. El evento de Blizzard en el que se presentó no podía estar más abarrotado. Nadie se esperaba un juego similar así que la recepción inicial fue algo tibia. Eso sí, en cuanto que pusieron el vídeo que habéis podido ver estos días, comenzaron los vítores y los "oh yeahs" tan propios de los yankis asistentes.  

El equipo encargado de realizar HearthStone, bautizado de forma muy original (hasta la propia Blizzard lo confesó) como Team 5, es un pequeño estudio que no sobrepasa las 15 personas. Pensad que para WoW y juegos similares llegan a tener unas 220 personas involucradas. La misión de este equipo: trasladar la magia de la saga WarCraft a un "pequeño" juego de cartas.

Pero... ¿por qué un juego de cartas? Según sus creadores, porque siempre les han gustado (y nos enseñaron una foto de ellos mismos hace años jugando a Magic para demostrarlo). Pero también porque es un mercado que tiene millones de fans en todo el mundo. 

Así es HearthStone: Heroes of WarCraft

Tendremos 3 modos de juego disponibles: juego, práctica y forja. En juego nos enfrentaremos contra otros jugadores en partidas 1vs1 a través de la red. El modo práctica nos servirá àra poner a prueba nuestro mazo de cartas contra rivales generados por la CPU, que irán desde un recién llegado al juego hasta auténticos expertos creados por la IA. El modo forja, por su parte nos permitirá crear nuestro propio mazo de cartas, con el que luego saldremos a combatir online.

Este último modo, además, nos servirá para varias cosas más. Por un lado dispondremos de una ayuda (para los jugadores más casual) que nos completará el mazo automáticamente en función de algunas elecciones iniciales que hagamos. La mejor parte es que también nos servirá para mejorar los parámetros de nuestras cartas (subiendo de nivel como en un juego de rol) y para crear nuevas cartas. ¿Y cómo?, pues destruyendo algunas de las cartas que tengamos repetidas, lo que nos dará una serie de puntos que luego podremos invertir en crear esa carta que tanto ansiamos.

¿Aún no te lo hemos dicho? ¡Es free-to-play!

Y es que para disfrutar de HeartHStone, no hará falta que soltemos ni un euro. Podremos descargarlo gratuitamente, con una oferta inicial de 300 cartas, una cifra bastante buena para un juego de este tipo. En ellas, encontraremos todas las bestias, criaturas y engendros que conocemos de anteriores juegos de la saga.

También podremos comprar nuevos mazos (con 5 cartas cada uno) a un precio de un dólar (suponemos que aquí será el ya clásico 0,79€ aunque aún no hay nada confirmado). Según nos comentó Blizzard, tendremos alguna carta poco común asegurada en cada mazo. El estudio californiano ha querido dotar al juego de toda la espectacularidad posible, así que la apertura de nuevos mazos y el desarrollo de las partidas en sí, estará cargado de efectos de todo tipo (que los fans de la saga recordarán nada más verlos). 

Nuestras primeras partidas

Durante nuestra primera partida todo fue realmente caótico, no os vamos a engañar. Nuestro conocimiento de este tipo de juegos nos es muy amplio que digamos, así que andábamos algo perdidos. Pero tras unas pocas intentonas nos hicimos con la mecánica. Antes de empezar la partida tendremos que escoger a uno de los 9 héroes disponibles típicos de la saga (mago, guerrero, hechicero, druida, paladín,...). Nuestra misión: acabar con el héroe rival antes de que perezca el nuestro.  

En cada turno dispondremos de un número de cristales para usar. Cada carta tiene un valor en cristales, así que tendremos que escoger con cuidado qué cartas usamos en función de los cristales disponibles. Habrá todo tipo de cartas: de magias, de defensa, de ataque, de estados alterados,... A medida que ganemos batallas, recibiremos medallas, que nos servirán para subir de nivel y para ganar puestos en las tablas de clasificación mundiales.

Si no eres un fan de este tipo de juegos puede que HearthStone te eche para atrás en un principio (a mí me pasó igual), pero la verdad es que resulta realmente adictivo y la victoria, muy gratificante. Las posibilidades estratégicas son muchísimas. La fecha de salida está sin confirmar, probablemente a finales de año, aunque habrá beta en verano, a la que os podéis apuntar desde ya para comprobar por vuestra cuenta la pintaza que tiene HearthStone.

Ir a la ficha Escribe tu análisis