Hobby Consolas en el Pax East: juegos indie (II)

Cerramos nuestra recapitulación de los mejores juegos que pudimos probar en el Pax East con la última ración de juegos indie. Ideas originales, estéticas innovadoras y sobre todo muchas ganas de hacer algo distinto en esta industria.

Continuamos con los mejores juegos indie que pudimos ver en el pasado Pax East. Ya os comentamos ayer que a las masas de la Penny Arcade Expo les vuelven locos los juegos de desarrolladoras independientes, tanto como las grandes super producciones. Por eso, no nos extrañó ver larguísimas colas para poder probar alguno de estos juegos. Nosotros, nos quedamos prendados con tres de ellos, muy distintos entre sí pero con un par de puntos en común: una idea original y una bonita estética para plasmarla.

Guacamelee!

Uno de los juegos más simpáticos de la feria, y no sólo por su atractiva dirección de arte ambientada en el folclore mejicano, sino por su atípica jugabilidad. La base es muy similar a otros juegos: un plataformas clásico en 2D, al estilo de la saga Metroid, en el que avanzar no es sólo cuestión de acabar con los enemigos, sino que tendremos que aprender nuevas habilidades para descubrir nuevos caminos en fases de diseño abierto, como por ejemplo convertirnos en gallina para pasar por espacios pequeños.

Los niveles estarán repletos de enemigos pero a diferencia del cañón de Samus, aquí tendremos que abrirnos paso a puñetazos y patadas en divertidos combates cuerpo a cuerpo. A medida que avancemos en la aventura ganaremos nuevas habilidades, tanto plataformeras (como saltar al apoyarnos en un muro) como de combate (ganchos, patadas voladoras, agarrar a los enemigos y lanzarlos contra otros...)

Pero lo más interesante del juego es que podremos cambiar de dimensión en determinados momentos, pasando del mundo de los vivos al de los muertos. Esto influirá en el diseño de los escenarios, creando nuevas plataformas, haciendo desaparecer muros, etc... al estilo del mítico Soul Reaver, aunque más frenético.

Además, algunos enemigos serán invulnerables en cada una de estas dimensiones, por lo que tendremos que cambiar de una a otra para poder acabar con ellos. ¿Os imagináis lo loco que puede llegar a ser el juego si mezclamos enemigos y plataformas de distintas dimensiones en un pequeño escenario? Pues así de bueno será Guacamelee!, que llegará a PS3 y PS Vita el 9 de abril, próximo martes.

Contrast

Otro de los juegos que causó gran revuelo fue Contrast, el que será el debut del estudio Compulsion Games. De todos los juegos indie que hemos comentado, este quizás sea el que pasó más desapercibido para la mayoría de los presentes. Eso sí, todo el que lo probó, quedó encantado, y ¿por qué?

Pues porque, además de contar con una impecable estética mezcla de cabaret parisino (ciudad en la que se desarrolla la aventura) y peli de cine negro, cuenta con una interesante mecánica. Exploramos los escenarios 3D para avanzar controlando a Dawn, la amiga imaginaria de Didi, la otra protagonista. Siempre que encontremos el foco de luz apropiado, que podremos mover a nuestro antojo, podremos convertirnos en nuestra propia sombra.

En ese momento, convertidos en sombra, el juego pasará a ser de desarrollo 2D clásico, pudiendo volver al mundo 3D siempre que queramos. Además de esta interesante propuesta jugable, Contrast contará con una gran ambientación, una excelente banda sonora tipo jazz y montones de luminosos y sombríos puzles que resolver. Saldrá en mayo en Steam y puede que más adelante en consolas.

Transistor

Hemos dejado para el final el plato fuerte de la feria (en cuanto a juegos indie). Transistor fue, sin duda, el juego indie con más colas (quizá demasiadas para un juego de este tipo) y del que más se hablaba durante los tres días del evento. Parte de la culpa la tiene la buena fama de sus creadores, Supergiant Studios, artífices de uno de los juegos más premiados y con mejores críticas de 2011, Bastion.

Su nueva aventura nos pondrá en la piel de Red, una joven cantante que es atacada por cinco asesinos en una futurista ciudad de ciencia ficción. Durante el ataque, la protagonista se hace con una poderosa espada, Transistor, con la que deberá abrirse paso y sobrevivir. La espada, al parecer contiene el alma y la personalidad de la persona que murió para salvarnos.

La mecánica de juego será una mezcla de RPG de acción clásico, pero con un toque estratégico, ya que durante los combates podremos pausar la acción para planificar nuestros siguientes movimientos y ataques. Los escenarios estarán repletos de bloques, que nos servirán para cubrirnos de los ataques enemigos. Además, si no recogemos la célula del enemigo derrotado, renacerá para ir de nuevo a por nosotros. 

Además, tendremos a nuestra disposición montones de habilidades. Aunque en la demo que jugamos sólo teníamos 4 disponibles (2 ataques directos, uno explosivo y un movimiento de evasión) habrá muchas más, así que tendremos que utilizar las más oportunas para cada situación.

Lo más interesante será que podremos escoger en todo momento si queremos optar por la vertiente estratégica del juego pausando la acción y escogiendo acciones como en un juego de rol por turnos (para nosotros la opción más gratificante) o si centrarnos en la vertiente de acción sin pausas. No hay nada especialmente revolucionario en el juego, más allá de la mezcla de géneros roleros, pero el acabado final es tan bueno que estamos deseando volver a ponerle las manos encima.

Si queréis saber más sobre los juegos indie del Pax o sobre las grandes super producciones que se presentaron echad un vistazo a estos artículos. Además, no os olvidéis que aún nos queda un último artículo que publicaremos mañana. No son más juegos, es gente disfrazada, que da más buen rollo aún. ¡Llega el especial cosplay!