Hollywood se levanta contra la resurrección digital de sus actores

Carrie Fisher

La tecnología utilizada en la industria cinematográfica avanza a pasos agigantados. Rogue One: Una historia de Star Wars ha sido la última muestra de ello, reviviendo digitalmente la figura de Peter Cushing como el imponente Gran Moff Tarkin. El resultado es, cuando menos, espectacular; pero al gremio de actores de Hollywood no ha terminado de convencerlos eso de utilizar su imagen post mortem.

El fallecimiento de Carrie Fisher, nuestra queridísima Princesa Leia del universo Star Wars, ha abierto el debate sobre cuál será el futuro de su personaje en la nueva trilogía y, por tanto, si aplicarán la misma técnica de resurrección digital que emplearon con Cushing en Rogue One. Una agencia de representación de celebridades ya se ha puesto en pie de guerra contra tales prácticas.

Según informan desde Newsweek, la organización CMG Worldwide y su presidente Mark Roesler son contrarios a que la imagen de sus celebridades sea utilizada tras su fallecimiento en nuevas películas mediante inserción digital: "Las celebridades están involucrándose en crear planes con los que proteger sus derechos de propiedad intelectual", explica el presidente. "Entienden que su legado continuará más allá de su vida real".

La realidad es que estos trabajos producen unos beneficios económicos reales cuyos propietarios dejan de percibir, lo que se traduce en el aprovechamiento de un vacío legal que en el pasado era implanteable. El inmortal Robin Williams fue uno de los actores que, en su testamento, prohibió la utilización de cualquier material que contuviese su imagen con propósitos comerciales durante los próximos 25 años, y pueden empezar a sumarse más nombres a la lista. ¿Qué ocurrirá con la Princesa Leia más allá del Episodio VIII de Star Wars? Tendremos que esperar para ver si sus abogados o su familia se pronuncian al respecto.

Lecturas recomendadas