IBM aún desarrolla el micro Cell

Cuando Cell se presentó como parte de PlayStation 3, la potencia teórica de este chip sorprendió a propios y extraños. Se trataba de un diseño innovador y muy superior a otras ofertas ya existentes en es momento. Precisamente, este desarrollo de IBM, Toshiba y Sony, ha precisado de un largo periodo de adaptación para poder sacarle partido, debido a su singularidad.

Ahora, cinco años después de ver funcionar los primeros modelos de Cell, Sony ya no está en su grupo desarrollador, habiendo ocupado su sitio Toshiba. Por otro lado, IBM ha confirmado que sus ingenieros continúan el proceso de mejora y adaptación del mencionado conjunto de procesadores (Cell incluye varios núcleos, controlados por otro más estándar). Sin embargo, mientras Toshiba parece centrarse en la integración y la aplicación en todo tipo de productos electrónicos, en IBM tienen intención de aprovechar su propia tecnología PowerPC y unirla, inseparablemente, al futuro de Cell. Servidores, centros de cálculo y, por supuesto, videojuegos están entre sus planes.

Precisamente, la idea que se desprende de los últimos movimientos de IBM es que ya cuentan con que sus productos estarán en la próxima generación de consolas. Algo lógico, si los fabricantes quieren mantener controlados los costes de desarrollo y la compatibilidad con la generación actual.

Otro dato curioso es que en IBM han destacado la capacidad de Cell y, por extensión, de PowerPC para trabajar en la nube (Cloud computing). Una tendencia que empieza a popularizarse y que funciona, como demuestran las plataformas OnLive y Gaikai, con sus servicios de juego remoto.

Recordemos que los procesadores PowerPC están en todas las consolas de sobremesa de la presente generación. Sin embargo, el enfoque es diferente en cada una de ellas, centrándose en el abaratamiento de costes y compatibilidad con productos anteriores (Wii), la potencia enfocada al desarrollo de juegos (Xbox 360) o el aprovechamiento como plataforma multimedia (PS3). Lo que queda demostrado, ante todo, es la capacidad de IBM para adaptar sus productos a todo tipo de clientes, con un núcleo polivalente y que permite crear sistemas totalmente a medida.

¿Os imagináis que todas las consolas tuvieran el mismo hardware y sólo se distinguieran por los títulos aparecidos en cada una? Algo así como lo que sucedió con MSX…