iPhone 4S no competirá con PS Vita

La potencia gráfica y de proceso de los teléfonos móviles actuales deja muy atrás a las consolas portátiles que tenemos, por ahora. Algo que, sobre el papel, resulta indiscutible, pero no lo vemos así en muchos juegos concretos, salvo excepciones como Infinity Blade o Rage. La cosa puede cambiar de aquí a un año, con Apple y sus iPhone, así como otros fabricantes que harán frente a Sony con generaciones próximas de sus spartphone. Mientras tanto, pasará un tiempo que Sony aprovechará para hacerse con un mercado que quiere potencia, juegos espectaculares, controles clásicos y acceso a diferentes tipos de medios, pero no un teléfono al uso.

Por ahora, estamos a punto de ver el Apple iPhone 4S, del que se espera que incluya un procesador con, al menos, doble núcleo y gráficos alimentados por unidades PowerVR SGX de quinta generación. ¿Qué significa esto? Algo tan sencillo como que será capaz de ejecutar títulos como Infinity Blade y su sucesor con una gran calidad gráfica y unas deseables 60 imágenes por segundo. Incluso se especula que supere al iPad en algunos aspectos, incluida la cantidad de memoria RAM disponible.

Pero, si nos ceñimos a lo que casi se da por hecho, este asalto no será el que intente superar a las portátiles tradicionales, al menos no 'de tú a tú'. Bien es cierto que la potencia de móviles como Samsung Galaxy S II es muy superior a la de PSP o Nintendo 3DS, pero sus juegos no parecen hechos para enfrentarse a los de estas consolas. Tampoco iPhone 4S promete confirmarse como contrincante directo en este sentido, entre otras cosas porque llegará meses antes que PS Vita. Pero en los planes de fabricantes como Apple sí parece estar la siguiente generación de PlayStation portátil.

Ahora sólo queda ver cuánto habrá que esperar para disfrutarlo en directo y si, sistemas operativos generales como iOS, Android o Windows Phone, podrán sacarle partido a un hardware que pronto será superior al de la portátil de Sony. Aquí, la especialización cuenta mucho más que la potencia bruta y, ahí, PS Vita tiene las de ganar durante muchos meses.