Jim Carrey condena la violencia de Kick-Ass 2

Jim Carrey, quien interpreta al vigilante Coronel Barras y Estrellas en la cinta Kick-Ass 2 de Jeff Wadlow,  ha criticado la violencia de la película, sensibilizado por la matanza en Sandy Hook.

Parecía que Kick-Ass 2 llegaría a los cines sin ningún problema este verano. Pero a menos de mes y medio de su estreno oficial, una de sus estrellas se ha estrellado contra el proyecto.

Jim Carrey, quien interpreta al Coronel Barras y Estrellas, uno de los vigilantes de esta cinta de superhéroes "reales", se ha desentendido del proyecto de Kick-Ass 2 a través de su cuenta de Twitter, alegando mala conciencia por las altas dosis de violencia que esta película contiene.

A través de su Twitter, Jim Carrey ha explicado que su distanciamiento respecto a Kick-Ass 2 se debe a que su papel como vigilante comenzó a rodarlo un mes antes de la sangrienta matanza en la escuela primaria Sandy Hook en diciembre de 2012 Y ahora, al haber acabado el rodaje, no se siente cómodo con los niveles de violencia de la cinta, ya que le crean cargo de conciencia.

Paralelamente, ha pedido disculpas al resto del equipo de la cinta de Jeff Wadlow y ha señalado que no se siente avergonzado del trabajo. Pero que los episodios sucedidos en este centro estudiantil, la masacre, le hacen ver con otros ojos el contenido de la película. Algo que nos hace temernos si Kick-Ass 2 podrá ser considerada como poco para mayores de 18 cuando llegue a nuestro país.

Además, siendo justos, todos aquellos que hayan leído el cómic en el que se basa la película (así como en general la obra de Mark Millar), acordarán que efectivamente la historia original es extremadamente violenta y siniestra. Tanto, que si efectivamente el paso a película se ha hecho practicamente al píe de la letra, no es de extrañar que Carrey, como algún otro actor protagonista, se haya sentido sensibilizado ante la violencia contenida en la cinta. Sobre todo tras la escala de episodios similares al de Sandy Hook que se han dado en los últimos años en EEUU, y de ahí que tenga deseos de criticarla para curarse en cuanto a conciencia se refiere.