El Joker y Robin se alían para salvar a las víctimas de un edificio en llamas

El Joker y Robin son los dos nuevos héroes de Paisley (Escocia). Dos militares disfrazados de los susodichos personajes han rescatado a varias personas atrapadas en un incendio, acaecido en la localidad. 

Robin y el Joker se alían por una buena causa. Y no es otra que la de salvar a las víctimas de un incendio. Pero antes de que bajéis a opinar y a despotricar (que nos conocemos), atended.

Esto no ha pasado ni en la serie regular, fruto de la mente de un guionista desquiciado y coaccionado por la editorial, ni tampoco en una realidad alternativa del sello Else Worlds. No, amigos lectores, esto ha pasado en nuestro mundo, y más concretamente en Escocia.

Este fin de semana el ex-soldado Robert Storrie y su viejo camarada de armas Steven Robertson asistieron a una fiesta de disfraces, celebrada en Paisley, con sendos trajes del Joker y de Robin. El dúo volvía de la fiesta en plena madrugada cuando presenció el incendio de un edificio de viviendas. Sin pensárselo dos veces, Storrie y Robertson corrieron al interior del edificio y comenzaron a golpear las puertas, despertando a los vecinos para alertarles del peligro.

"Pensé que debía de estar soñando cuando vi al Joker y a Robin llamando mi puerta en medio de la noche", declaró una de las afectadas, Nicola Clements a los medios británicos. "Se merecen una medalla. Todos pudimos salir gracias a su rapidez". 

Por su parte, los dos amigos también respondieron a los medios y admitieron no tenerlas todas consigo cuando decidieron a actuar.

"Nos pusimos a patear puertas porque el fuego se propagaba rápido. Pero temíamos que la gente fuera a pensar que el fuego era cosa nuestra porque ibamos disfradados", admitió Storrie. 

Por su parte, su amigo Robertson explicó: "En un piso un tío nos miró y nos dio con las puertas en las narices. Tuvimos que volver a llamar y decirle que no estábamos de broma. Nos entrenaron en el ejército y sabíamos como lidiar con el fuego, por eso hicimos todo el ruido que pudimos, golpeando todas las puertas, mientras gritábamos '¡Fuego, fuego!'". 

“We were kicking down doors because the fire was spreading fast. But I thought people might think we were at it because of our outfits.”
And Steven, 31, said: “At one flat, a guy took one look and just slammed the door on us. We had to hit his door again and tell him we weren’t joking.”
He added: “We saw the flames bursting out of the flat and bolted towards them as fast as we could.
“We had training in the Army on how to deal with a fire so we made as much noise as we could, banging on every door from the top down and screaming, ‘Fire! Fire!’”

Gracias a la heroicidad de estos dos amigos, el incendio no ocasionó ninguna víctima mortal ni tampoco ningún herido. Dudamos, eso sí, que tan curiosa alianza vaya repetirse alguna vez en la ficción de los cómics, lo cual demuestra que la realidad supera con creces a la ficción. 

Fuente de la noticia y de las imágenes: Daily Record