¿Jugar a juegos violentos antes de dormir tiene efectos adversos?

Un estudio realizado por la Universidad de Flinders intenta demostrar que jugar a juegos violentos antes de irse a dormir perjudica nuestro sueño.

La polémica sobre los videojuegos y sus efectos en la salud vuelven a saltar al ruedo. El motivo es muy simple: un estudio realizado por la Universidad de Flinders, en Australia, desvela que echarse unas partidas a juegos violentos antes de irse a dormir afecta negativamente a nuestro sueño.

El experimento se ha llevado a cabo con diecisiete adolescentes, que jugaron a algún título que cumpliera las características antes mencionadas entre una hora y dos horas y media antes de irse a dormir. El resultado indica que, de media, se perdieron veintisiete minutos de sueño, además de retrasarse hasta cuarenta minutos el momento en el que nos dejamos caer entre los brazos de Morfeo.

Pero no sólo se reduce a estas cifras el estudio australiano, ya que parece ser que el sueño REM se redujo hasta 12 minutos en aquellos conejillos de indias que jugaron más que el resto. Mientras que el extremo inferior de los sujetos de prueba a la hora de hablar de tiempo de juego prácticamente no sufrieron ningún tipo de alteración dentro de su conducta de sueño habitual, mientras que el extremo opuesto reflejaba los valores más elevados de los números antes expuestos.

Eso sí, el estudio sólo se ha realizado con juegos violentos, aunque el máximo responsable del mismo, aludiendo a anteriores estudios, determina que es probable que, jugando sólo una hora antes de dormir, el resultado entre unos y otros juegos sería prácticamente equivalente.

Y ahora es cuando os preguntamos a vosotros, que sois los que realmente 'sufrís' en vuestras propias carnes en el caso de ser ciertos los resultados de este estudio, ¿qué pensáis al respecto? ¿No creéis que quizá 17 personas es un número demasiado bajo para poder hacer cualquier tipo de valoración estadística con algo de credibilidad?