Ken Rolston, de Bethesda a Electronic Arts

La fuga de cerebros es algo que cada vez se produce con más frecuencia en el mundo de los videojuegos. El dinero y las ganas de mejorar profesionalmente se mezclan a partes iguales. Pero, ¿a quién le ha tocado ahora? Pues ni más ni menos que a Ken Rolston, conocido en su casa a la hora de comer y en la de cualquiera que haya visto los créditos de The Elder Scrolls, Morrowind y Oblivion (imagen inferior) de Bethesda. ¿Próximo destino?: Project Mercury.

El nuevo hogar para tan magno personaje no es otro que las oficinas de Big Huge Games y 38 Studios, que han firmado con Electronic Arts para crear un gran juego lleno de buenos buenísimos, malos horribles y muchos personajes no jugables (NPC) a los que les preguntaremos algo más que la hora. Los encargados de dar forma a esta historia y sus personajes son Todd McFarlane y R. A. Salvatore. Este último, por cierto, no tiene nada en común con el creador de la melodía de Halo, Halo 2, Halo 3, ni Halo etc.

En Electronic Arts no podrían estar más contentos con su nuevo galáctico, que se suma a adquisiciones espectaculares como la de Bioware y pone a esta compañía en primera fila del rol mundial. Ojo, del rol, porque los RPG japoneses son otro género, respetable, pero alejado de las tradiciones occidentales de gaco y pifia.

Project Mercury tiene todas las papeletas para convertirse en competencia para lo que Bethesda aún no ha comunicado, pero es un secreto a voces: The Elder Scrolls V. Incluso las plataformas elegidas para el título de 38 Studios coincide con Oblivion y Fallout 3, ya que se está desarrollando para PC, PlayStation 3 y Xbox 360. De las opciones online aún no se han ofrecido datos, pero el enfoque de los desarrolladores invita a pensar más allá de las tradicionales aventuras en solitario.