Kinect y gamepad, unidos a final de año

Mucho se ha hablado de Kinect y su enfoque hacia un público familiar. En Microsoft confirman esta idea y la justifican con que era la forma de llegar a un mercado mayor que el actual poseedor de Xbox 360. Con la misión cumplida y su consola en cabeza de las listas de ventas de Estados Unidos, parece el momento de pensar en el resto de jugadores, los que prefieren el mando tradicional.

Los títulos que aprovecharán la combinación de Kinect y el pad de Xbox 360 estarán entre nosotros después de verano. Así lo ha confirmado Pete Isensee,
que dará una charla sobre este tema la próxima semana, en la Games Developers Convention.

Además, los juegos que veremos no se limitarán al pad tradicional, sino que podrán usarse volantes, mandos arcade y otros accesorios, según lo decida cada desarrollador. Ejemplos en este sentido hemos visto sólo el llamado headtracking, que sigue los movimientos de nuestra cabeza cuando jugamos. Esto, que ya funciona de forma limitada en Gran Turismo 5 junto a EyeToy, puede cobrar especial importancia con la captura y detección de sonido en 3D, así como el resto de capacidades que ofrece Kinect, incluso con baja iluminación.

Quizá así se cumplan las intenciones de Microsoft y se conviertan en formas de jugar que convenzan a un gran número de usuarios de Xbox 360 que, por ahora, se resisten a comprar Kinect porque su catálogo de juegos exclusivos no les parece interesante. Al menos a los desarrolladores ya los tienen en el bote, con miles de ellos enfrascados en sacarle partido a los kits para exprimir Kinect, tanto en Xbox como PC.