La polémica está servida con OnLive

OnLive, el servicio de juego vía streaming, ha sufrido un fin de semana algo polémico tras una serie de movimientos que nos han dejado mareados.

Puede que en España la tecnología de OnLive sea más una utopía que algo viable por culpa de las conexiones a Internet que tenemos a nuestra disposición, sin embargo éste servicio era más que una realidad en ciertos países del mundo y ya eran unos cuantos de miles de usuarios los que disfrutaban o, al menos, se aprovechaban de la posibilidad de jugar vía streaming sin necesidad de tener los títulos instalados en su PC.

Como decimos, éste ha sido un fin de semana movidito para OnLive. Todo comenzó con el rumor del cierre de la compañía por bancarrota y el consiguiente despido de todos sus trabajadores, incluso alguien confirmó que, desde las puertas de las oficinas de la compañía, se podía ver a los empleados saliendo a la calle con cajas llenas de sus pertenencias, algo que, desde luego, fue mucho más que un simple rumor. De hecho Steve Perlman, CEO de OnLive, confirmó que, efectivamente, la compañía se encontraba en una situación de lo más delicada.

Según fueron transcurriendo las horas se comenzaron a escuchar más rumores que, poco a poco, se iban ratificando a través de los Twitter o Facebook de directivos y empleados. Actualmente nos encontramos con que los activos de OnLive han sido transferidos a una nueva empresa creada con fondos para ayudar a mantener el servicio activo y que los usuarios que confiaron en él puedan seguir disfrutándolo.

Y nosotros nos preguntamos, ¿cómo repercutirá esto al proyecto Ouya, la consola Android recién financiada en Kickstarter?