Las consolas de nueva generación consumen más electricidad que nunca

Un informe del NRDC (Consejo de Defensa de Recursos Naturales) ha revelado el consumo eléctrico que ocasionan las consolas de nueva generación. Todo un derroche teniendo en cuenta que la mayoría del gasto se produce cuando no están en uso.

El Consejo de Defensa de Recursos Naturales (NRDC) ha emitido un comunicado en el que informa del elevado consumo eléctrico que originan las consolas de nueva generación. El modo Standby de PlayStation 4, Xbox One o Wii U es uno de los mayores enemigos para la factura de la luz. Y es que si observamos la gráfica, sobre todo PS4 y Xbox One, superan con creces lo que consumían sus predecesoras.

Los datos aportados son bastante interesantes y es que si los 110 millones de consolas vendidas en la generación pasada, fueran reemplazadas por las actuales, supondría el equivalente a 10.000 millones de kilowatios por hora al año, es decir, lo necesario para dar luz a todo Houston.

Según los datos de NRDC, PS4 consume 8'5w en modo espera, por los 15'7w que gasta Xbox One en su configuración por defecto, aunque gran parte de este gasto es causado por Kinect, Wii U en cambio les gana la partida al consumir sólo 0'4w. Otro de los datos que aportaron es que Xbox One consume menos energía mientras estamos jugando, 112w frente a los 137w que necesita PS4 (o 74w en lugar de 89w si hacemos streaming).

Desde luego a la vista de la gráfica, el consumo eléctrico será una de las cosas a mejorar cuando ambas consolas lancen revisiones de las mismas, ya que al fin y al cabo es un gasto inútil de energía que no va a ningún sitio.