Las misiones dinámicas de GTA 5

Rockstar volverá a incluir en GTA V las misiones dinámicas aleatorias de que tanto tuvieron en Red Dead Redemption.

Ir paseando por el desierto a lomos de nuestro fiel corcel, disfrutando de la puesta de sol camino de Armadillo para refrescarnos el gaznate en el Saloon mientras echamos una partidita de póker con los parroquianos de siempre... ¡Pero un momento! Alguien pide ayuda, una joven está en mitad del camino, su carro se ha averiado. Habrá que echarla una mano, ante todo hay que ser caballerosos. Nos bajamos del caballo y... ey, ¿quiénes son esos tres tipos que han salido de detrás del carro y las piedras? ¡Bandidos! Que hacemos, acabamos con ellos y salvamos a la muchacha o 'echamos patas'?

Todos los que hayáis jugado a Red Dead Redemption recordaréis situaciones como esta que hemos descrito, misiones dinámicas que ocurrían de forma aleatoria en cualquier parte del mundo y que podíamos resolver o no. Pues bien, estos divertidos eventos volverán a GTA 5, aunque eso sí, no habrá carros tirados por caballos con las ruedas salidas ni... bueno, bandidos seguramente sí.

Rockstar es muy consciente de lo mucho que gustaron las misiones dinámicas secundarias (o casi terciarias), pero estarán de vuelta en Grand Theft Auto V. Controlando a cualquier de los tres protagonistas, nos hablan de coches averiados (sustituid los caballos que comen heno por los caballos de vapor) o un autoestopista que pide que le llevemos a algún sitio de Los Santos, ¡y ya sabéis que el mapa será descomunal! También nombran la serie Breaking Bad poniendo como ejemplo dos coches en mitad del desierto y todo lleno de sangre y cadáveres, quizá un trato de drogas ha salido mal...

Las misiones principales serán las más importantes en GTA V, pero sin duda y gracias a este tipo de objetivos sentiremos como si Los Santos estuviese viva de verdad, como si a la vuelta de la esquina nos pudiésemos encontrar cualquier tipo de altercado que desviará nuestra atención de las tareas que íbamos a realizar en ese momento, ¡y la verdad es que la idea nos encanta!