Lord British gana a NCSoft

Richard Garriot es uno de esos personajes que pasarán a la historia de los videojuegos, como Miyamoto, Wright, Molyneux o los hermanos Ruiz... Lo hará por ponerse un nombre como Lord British, por darnos la serie Ultima o por tener un castillo en el que los invitados se disfrazaban de época, pero no por el MMORPG Tabula Rasa, que fue todo un palo para su carrera.

Precisamente, sus problemas comenzaron cuando NCSoft decidió prescindir de los servicios de Garriot. Esta decisión estuvo motivada por el accidentado lanzamiento del título desarrollado por Destination Games, compañía adquirida por los coreanos. Después vino una demanda por daños y perjuicios.

¿Qué resolución ha tomado el juez? Pues darle a 28 millones de dólares a Lord British, como compensación por haberse visto obligado a vender sus acciones en la compañía, en condiciones desfavorables del mercado. Esta cifra es inferior a los 47 millones inicialmente demandados, pero casi cubre los 30 millones que parece haberle costado un viaje a la Estación Espacial Internacional (ISS) de la que aún se está recuperando.

Todo un personaje, al que le sobran los motivos para pasar a los libros... aunque sea el Guiness.