Más sobre Xbox One y la segunda mano

Novedades y rumores sobre el mercado de segunda mano en lo que respecta a Xbox One, que no morirá pero sí que cambiará radicalmente.

Aunque Microsoft haya compartido mucha información sobre Xbox One tanto durante su presentación el pasado 21 de mayo como en los días posteriores, todavía hay algunos detalles bastante importates por descubrir de la sucesora de Xbox 360, sin olvidar la posibilidad de que algunos aspectos anunciados puedan echarse para atrás tras el feedback recibido por el público.

Uno de los temas más sangrantes de la que muchos seguiremos llamando Xbox 720 durante una generación entera reside en el mercado de segunda mano. Al parecer Microsoft ha compartido con algunas cadenas de tiendas los planes de futuro que tiene al respecto, que se han filtrado vía el medio MCV.

Como bien sabréis a estas alturas, la segunda mano no estará bien vista por Xbox One. Al jugar por primera vez a un juego, deberemos estar conectados a Xbox Live para anexarlo a nuestra cuenta (de ahí en parte la suerte de conexión permanente). Pues bien, el sistema de venta de juegos de segunda mano consistirá en que la tienda de turno (siempre que cumplan los requisitos que Microsoft impone, como la implementación de Azure) desvinculará el juego de nuestro perfil al comprarnos el juegos, y al venderlo a terceras personas cobrará un precio variable del cual Microsoft se llevará un posiblemente enorme porcentaje fijo e inalterable y la tienda en cuestión el resto, siendo responsable de la cifra a la que ascienda el total de la operación.

Algo similar ocurrirá cuando le dejemos un juego a un amigo: nuestro juego desaparecerá de nuestro perfil de Xbox Live y el otro usuario deberá pagar una cuota, que dependerá de muchos factores y sobre la que Microsoft todavía no ha dado datos específicos, en el caso de querer jugar, lo que vendría equivaliendo a comprar el juego de segunda mano y estando en el aire qué saldrá más rentable para el usuario, si dejar un juego o vendérselo a una tienda para que lo compre el interesado.

El sistema tiene más desventajas que ventajas, para qué negarlo, pero lo que es evidente es que no matará, o por lo menos no de buenas a primeras, el mercado de segunda mano tal y como nos temíamos hace unos meses a cambio de sacar tajada de cualquier gestión en el mismo. Esperemos que Microsoft se pronuncie al respecto de uno de los temas más osruros hasta la fecha de Xbox One durante su conferencia del E3 2013. ¿Qué os parecería el sistema si los precios medios de los títulos de segunda mano bajaran? ¿Tendrá futuro este mercado en la próxima generación?