Medal of Honor y el problema Talibán

A Medal of Honor, por desgracia, le siguen creciendo los enanos. Y es que tras la polémica surgida en Reino Unido la semana pasada por la ocurrencia de sus desarrolladores de meter en el modo multijugador la posibilidad de ser un Talibán, ahora llega el turno de los americanos que, formalmente, han pedido a la cadena de tiendas GameStop que no venda el juego en sus 49 locales ubicados en las distintas bases militares norteamericanas.

GameStop, sensible a esta petición, ha declarado que “nos unimos al respeto por los hombres y mujeres de uniforme para no vender Medal of Honor en ninguna de nuestras tiendas ubicadas en bases militares".

Y es que, como es lógico, no ha gustado mucho en los países donde todavía sus soldados siguen pegando tiros en Afganistán que, mientras unos jóvenes se juegan el cuello de verdad, otros frivolicen en casa, calentitos y lejos del conflicto, con matar a compatriotas suyos haciendo de talibanes. ¿Qué le habría costado a Electronic Arts inventarse una facción distinta que nada tuviera que ver con los combatientes terroristas afganos?

¿Creéis que esta polémica con Medal of Honor tiene sentido? ¿Tiene razón Gamestop en no vender el juego o se trata sólo de una pose?

Vuestras opiniones esperamos ansiosos...