Lo mejor de 2015: Gustavo Acero

"2015 me ha parecido bastante mejorable, por no decir que ha sido una basura". Ahorraos la colleja, que me refería a los comentarios del FIFA 15. En un 28 de diciembre como el que nos ocupa, quiero felicitar a todos los inocentes entre los que no me encuentro: me han condenado a un año de arresto domiciliario por dejar el Club Chistendo, como Konami a Kojima por buscarse la vida, aunque lo mío se ha sumado a la imputación por recibir sobres con el logo de Nintendo desde que entré en Hobby Consolas. Por todo ello, este año tampoco he podido comparecer ni en plasma, pero he llamado al hombre del momento para que dé la cara por mí; un experto en comunicación capaz de transmitirle al pueblo (Kakariko) el dicurso nintendero que los ricos que ocupan los consejos de administración de Sony o Microsoft no quieren oír. No os pongáis nerviosos... Ahora mismo somos la tercera fuerza de sobremesa, pero el año que viene PODREMOS.


Los mejores de Gustablo Iglesias

  1. Splatoon
  2. Xenoblade Chronicles X
  3. Ori & The Blind Forest
  4. The Legend of Zelda: Majora's Mask 3D
  5. FAST Racing Neo
  6. Yoshi's Woolly World
  7. SteamWorld Heist
  8. Super Mario Maker
  9. Monster Hunter 4 Ultimate
  10. Boxboy!


Como cada diciembre, mi lista es un 90% nintendera porque soy 90% nintendero (y 10% nintendólogo), y por tanto dedico la práctica totalidad de mi tiempo a juegos y consolas de Nintendo. Como ranking personal y subjetivo, he elaborado una lista honesta basada en los títulos que he jugado, sin menospreciar en ningún caso a juegos de otras consolas como The Witcher 3, Bloodborne o MGS V: The Phantom Pain, cuya calidad no pongo en duda pero no he tenido ocasión de disfrutar. Hecha esta tradicional aclaración y antes de repasar mi Top 10, me gustaría analizar sin enrollarme demasiado lo que ha supuesto este 2015 para todos los nintenderos de bien.

2015: El año de las ausencias

No ha sido un año fácil para Nintendo ni para sus usuarios, quienes hemos perdido muchas cosas: perdimos el E3 con una presentación duramente criticada que nos provocó un síndrome del E3 postraumático, perdimos la oportunidad de ver anunciado un Metroid "de verdad" a cambio de un denostado Metroid Prime: Federation Force, se esfumaron dos lanzamientos estrella como Zelda Wii U o Star Fox Zero a causa de sendos retrasos, nos quedamos sin varias secuelas a la altura de sus sagas, como ese Amiibo Festival en sustitución de un Animal Crossing U en condiciones hasta un Mario Tennis: Ultra Smash descafeinado o un divertido pero intrascendente Zelda: Tri Force Heroes. Pero lo más importate e irrempezable que hemos perdido este año ha sido, indiscutiblemente, al hombre que más alegrías nos dio en lo que llevamos de milenio: Satoru Iwata.

2015 nunca se entenderá -ni se recordará- sin el inesperado viaje de Iwata a Dream Land, la misma que él ayudó a programar. Su repentina muerte conmocionó a la industria del entretenimiento y dejó huérfanos a los jugadores que crecimos con sus juegos y su visionaria gestión como presidente. Para muchos de nosotros, Iwata era y será parte de nuestra vida, no sólo porque su nombre abrochó los créditos finales de cada juego que nos pasamos en una consola de Nintendo desde 2002, sino porque se acercó a nosotros como ningún otro directivo había hecho, convirtiéndose en principal transmisor y depositario de nuestra ilusión cada vez que le veíamos aparecer en esos E3 trimestrales a los que llamó Nintendo Direct.

Su triste fallecimiento coincidió con el momento más delicado de Wii Uninguneada por las third parties y estancada en los diez millones de consolas vendidas frente a una competencia intratable, hasta que en septiembre de este año Tatsumi Kimishima fue elegido como nuevo presidente; un hombre de finanzas que hoy se enfrenta a uno de los mayores retos de la compañía en sus 126 años de historia: el salto a la enigmática NX, la apertura a nuevos mercados como los juegos para smartphones, los parques temáticos, el cine y la expansión de su marca amiibo, el último éxito de Iwata que, en buena parte, ha permitido cerrar el año fiscal con beneficios por primera vez en cuatro años, aunque la pérdida humana sea insustituible.

Y en pleno proceso de reestructuración interna e incertidumbre plasmada en el año más inactivo de 3DS y la sombra de la desconfianza en torno a Wii U, Nintendo ha soltado un brochazo de esperanza en forma de nueva IP, demostrando que su esencia creativa está más viva que nunca en las talentosas mentes de sus nuevas generaciones, pues a ellas debemos el que para mí ha sido, sin ninguna duda, el juego del año. Y eso que aún no tengo claro si soy niño o calamar.

Los colores de la esperanza

Splatoon pasará a la historia de Nintendo por varios motivos. Primero, por reinvertar un género que parecía incompatible con la filosofía de la marca y transformarlo en una propuesta increíblemente adictiva, accesible y fluida capaz darles por el tentáculo a shooters bélicos del calibre de Call of Duty: Black Ops 3Halo 5: Guardians o Destiny, hasta el punto de arrebatarles los Game Awards a mejor shooter y mejor multijugador del año. Quién me iba a decir que un shooter online de Nintendo (es un milagro que el autocorrector me deje juntar estas tres palabras) lograría tal hazaña cuando escribí su pintoresco análisis, y que además se convertiría en la oferta más rentable de la generación gracias a su ejemplar política de actualizaciones; ojalá todos los juegos costasen 35 euros y sus "pases de temporada" fuesen como el de Splatoon, con innumerables mapas y armas mediante DLCs gratuitos y con modo historia incorporado desde el primer día, mientras otras compañías se pasan al lado oscuro.

Y en la misma línea de genialidad, mi segundo puesto del año es para el épico, majestuoso e inconmensurable Xenoblade Chronicles X, el mayor mundo abierto que he visto desde un día que salí de casa por error, con el que los maestros de Monolith Soft han vuelto a demostrar que las únicas limitaciones de Wii U estaban en la voluntad y el esfuerzo que se quieran volcar en ella; las mismas ganas que ha puesto Shin'en Multimedia en el impresionante FAST Racing Neo (quinta posición de mi lista), un prodigio técnico que ha roto las barreras del sonido y de la propia eShop de Wii U, con 16 frenéticos circuitos a 60fps que lo sitúan como el digno heredero de F-Zero que tantos años llevábamos esperando. No sé a qué espera Nintendo para ponerles a trabajar en F-Zero NX desde ayer, pero si alguien merece desarrollarlo, es este brillante estudio.

Entre Skells y naves supersónicas, mi medalla de bronce es para un título de Xbox One y PC que me ha entusiasmado a todos los niveles: Ori & The Blind Forest, una preciosa obra de arte de la debutante Moon Studios que vuelve a aupar el talento indie a la cima de la calidad en la generación de los 'Triple A', los grandes presupuestos y los títulos numerados. Como ya mencioné en su frondoso análisis a principios de año, la mágica y melancólica atmósfera de este plataformas 2D recuerda cómo se hacían los juegos cuando todo esto era bosque. 

Pero atención, que vienen los cuartos: el de mi Top y los de la Torre del Reloj, gracias a la mejor remasterización de un Zelda que se ha hecho hasta la fecha, pues Grezzo no se conformó con un simple lavado de (más)cara e incorporó cambios jugables que de verdad mejoraron una experiencia ya de por sí inolvidable. Por ello, no tuve más remedio que cascarle un 93 a Majora's Mask 3D, y porque no le metieron más mazmorras, que si no le habría puesto un 85. Vamos, que Términa está perfecta como está. Tampoco me olvido de Yoshi's Woolly World por hilar tan fino como para bordar su mejor aventura desde Yoshi's Island y Story, ni de dos pequeñas joyas de la eShop de 3DS como SteamWorld Heist por sus geniales combates por turnos y el viciante BOXBOY! de Hal Laboratory, por sus ingeniosos puzles minimalistas mezclados con plataformas.

En el octavo puesto sitúo a Super Mario Maker, que habría colocado unos puestos más arriba si me sedujesen los editores, y no me refiero a los directores de las revistas, que también. Y aunque no me vayan mucho los "Do it yourself", reconozco que Nintendo ha diseñado un editor impecable repleto de posibilidades que hacen del Game Pad una herramienta perfecta. Los dos últimos del ranking son Monster Hunter 4 Ultimate por las colosales dimensiones de sus entornos, sus bestias y su online cooperativo, y el ya citado Boxboy! en décimo lugar, que ha desplazado a los correctísimos Captain Toad, Zelda: Triforce Heroes y Mario & Luigi: Paper Jam Bros, pero no me cabían todos en diez míseros puestos.

2016: La traca final de Wii U y la revelación de NX

Como he sostenido en la polémica de Hobby Consolas de este mes, aún es pronto para decir "NeXt", pero lo que sí parece evidente es que 2016 será el último año de Wii U ante el advenimiento de la misteriosa NX, cuyo enigma se despejará por fin este año. De ella sólo espero que recupere la confianza de las third parties, que se aleje de la marca Wii y apueste por un concepto innovador como la rumoreada fusión de sobremesa y portátil, la retrocompatibilidad con todas sus consolas anteriores con formato disco desde GameCube (ojalá también con DS mediante una ranura para tarjetas) o que incluso arriesgue decantándose por el formato 100% digital a lo Steam pero sin hackers, que bastante nos están aguando las fiestas ya.

Respecto a Wii U, espero con ansia y un poquito de ansiedad ese espectacular Smash Bros de Pokémon titulado Pokkén Tournament, el recién anunciado remaster de The Legend of Zelda: Twilight Princess HD como telonero del 30 Aniversario de Zelda (¿nueva serie amiibo en camino?), Shin Megami Tensei X Fire Emblem y juegos multiplataforma pero esencialmente nintenderos como Yooka-Laylee, sucesor espiritual de Banjo-Kazooie creado por ex miembros de la auténtica Rare que arrasó en Kickstarter este mismo año. Pero sin duda, lo más esperado de todo es Zelda Wii U. Independientemente de que vea la luz también en NX, lo que parece evidente es que lleva años diseñándose para Wii U, y algo me dice que va a ser el Zelda más memorable desde Ocarina of Time. Confiamos en ti, Aonuma-san.

Y ojo con 3DS, que se avecina uno de sus años más potentes tras un 2015 bastante desangelado. Hablando de Zelda, uno de mis títulos más esperados es Hyrule Warriors Legends, seguido de un aluvión de juegos como Final Fantasy Explorers, la secuela rolera Bravely Second, el fenómeno Yo-Kai Watch, el triplete Fire Emblem Fates, Pokémon: Mundo Mega Misterioso, Megaman: Legacy Collection, Dragon Quest VII y VIII y quién sabe si un Pokémon X/Y 2 o Z a finales de año.

En cuanto a la compañía en sí, 2016 será probablemente el año más decisivo de la década por todo lo que se juega en tantos campos simultáneos que ya he citado. Y si Reggie no nos mintió, en el E3 se presentará de una vez por todas el secreto mejor guardado de NX. Espero que dentro de justo un año pueda incluir en mi Top de favoritos juegos como Pikmin 4, un Mario Galaxy 3 o Mario canónico equivalente y un Metroid Prime NX como juegos de lanzamiento de la nueva consola que marcará el futuro de Nintendo en el mercado de las plataformas domésticas.

Despedida y cierre: Un mensaje del patrocinador

Antes de despedirme, quisiera saldar una deuda pendiente con todos aquellos que habéis seguido lunes tras lunes el Club Chistendo y sus hermanas audiovisuales La Nave del Chistendo y El Chistendito de JugonesTras dos años trabajando por arrancaros varias sonrisas (y hasta risas) semanales, he decidido echar el cierre a la sección por motivos de salud mental. Gracias a todos por vuestra fidelidad y apoyo, tanto en la web como en Youtube, Twitter e incluso personalmente en la Madrid Games Week. De todos modos, nos seguiremos viendo mensualmente en los Top 10 (este mismo jueves 31 con los mejores juegos del año), así como en El Sensor de Hobby Consolas y la Comunidad Nintendo de la Revista Oficial. Allí y aquí os espero.


¡Felices fiestas a todos de parte de Licker y Pedretrol! Os echan mucho de menos.

PD: El primero que diga "Se nota que hoy es el Día de los Inocentes porque esta lista es una broma" se llevará un amiibo de Rajoy propinándole una colleja a su hijo. Bases ante notario. Ah, y como hay vida más allá de Nintendo, puedes conocer las listas de favoritos de mis compañeros en nuestro especial de mejores juegos del año según Hobby Consolas... o votar por tus propios candidatos y llevarte una consola por la cara. Suerte y que sea una Wii U.

1. Splatoon
2. Xenoblade Chronicles X
3. Ori & the Blind Forest
4. Zelda: Majora's Mask 3D
5. FAST Racing Neo
6. Yoshi's Woolly World
Mario & Luigi: Paper Jam Bros
Super Mario Maker
BoxBoy!
Zelda: Tri Force Heroes