Mel Gibson no volverá a financiar sus películas: “No soy idiota”

A punto de estrenar Los mercenarios 3, el director de Apocalypto o La pasión de Cristo cuenta que ya no está dispuesto a asumir el riesgo de financiar sus producciones.

Mel Gibson acaba de recibir el Globo de Cristal a toda su trayectoria en el Festival Internacional de Karlovy Vary, República Checa. Allí ha repasado su carrera, sus futuros proyectos y ha explicado por qué no volverá a financiar sus próximas películas.

“Es complicado. [Apocalypto y La pasión de Cristo], nadie las hubiera financiado. Funcionaron más o menos, pero nunca hubiera conseguido que las financiara otro”, explica el director, productor y actor en una entrevista a The Hollywood Reporter. “He dejado de financiar mis propias películas porque te ven y me toman el pelo. No soy idiota”, añade.

Hay que reconocer que estos dos últimos films estuvieron rodeados de polémica, de ahí que nadie pueda culpar a las productoras de no apostar por ellos. Igual que la propia figura de Gibson, cuyos comentarios racistas Gary Oldman sacó a relucir recientemente y quizá motivo (o no) de que el actor recogiera su premio bromeando: "tengo que afrontar críticas todo el rato. Para ahorrar tiempo, quiero ahora pedir disculpas a la audiencia".

 

Volviendo las dificultades del Gibson cineasta: “los proyectos que me parecen dignos de dirigir, aquellos donde se puede contar una historia buena y atractiva, nadie más tiene mucha fe en ellos y nunca la han tenido”, cuenta.

Sobre el futuro… silencio. O casi. “Tengo algunos proyectos pero no quiero hablar de ellos. ¿Sabes por qué? Porque siempre que lo hago va otro y lo hace. [La industria del cine] es una especia de industria del espionaje y lo hacen mucho en televisión", afirma.

Por el momento, habrá que conformarse con sus próximos papeles como el villano de Los mercenarios 3, que llega a las pantallas españolas el 15 de agosto, o un padre motero en Blood Father, cuyo rodaje acaba de finalizar. Y lo que surja.

“Nunca he tenido un plan maestro. Simplemente hago lo que me encuentro y lo que me interesa en el momento. Hay ideas en todas partes y vienen literalmente de todas partes y eso es bueno”, explica Mel Gibson, que sentencia filosófico: “pero no hay ideas nuevas nunca. Lo único que puedes hacer distintos es ejecutar la idea de forma diferente”. Una nueva lección de vida del director de la inmortal Braveheart.