Metal Gear Solid V - El Premio Nobel de Hideo Kojima que nunca llegó - ¡Exclusiva mundial!

Metal Gear Solid 5 es un título plagado de sorpresas, pero la más gorda de todas nunca podrá hacerse realidad. Hideo Kojima planeó optar al Premio Nobel de la Paz en una de las maniobras de márketing más locas de la historia de los videojuegos.

Han pasado meses desde que Hideo Kojima abandonó Konami, pero las historias alrededor de Metal Gear Solid 5 siguen floreciendo. Eso sí, podéis olvidaros de todas las anteriores, porque esta es la "refinitiva". Todos sabemos que el señor Kojima es una persona tan original como, admitámoslo, egocéntrica y esta historia, de haber llegado a buen puerto, bien podría haber sido la obra maestra en su trayectoria. Seguro que no entendéis muy bien de qué va el rollo, pero os aclaramos que no se nos ha ido la cabeza en el titular: Hideo Kojima pudo haber optado al Premio Nobel, pero ese deseo acabó torciéndose.

Os vamos a contar esta historia en exclusiva mundial, gracias a una fuente que prefiere no revelar su identidad pero que, os aseguramos, conoce la información de primera mano. ¿Listos para hacer saltar vuestros códecs?

Tenemos que retroceder hasta la gestación de Metal Gear Solid V The Phantom Pain que, como recordaréis, es el último juego que hizo Kojima antes de abandonar Konami. El juego en multiplayer nos permite construir bombas nucleares en nuestra base, que también se pueden desmantelar. De hecho, es posible robar las de otros jugadores y también desmantelarlas. Pues bien, el juego comprueba online si se han desmantelado todas las bombas nucleares de TODOS los jugadores del planeta. Si es así, se desbloquea un final secreto, que fue filtrado hace un tiempo por un usuario. Aquí lo podéis ver, pero ojo que, evidentemente, incluye spoilers.

Pues bien, el plan era que, una vez ese final se desbloqueara de verdad, el mismísimo Hideo Kojima se presentaría como candidato a Nobel de la Paz, ya que, aunque fuera de forma virtual, habría conseguido un desarme nuclear a nivel mundial. Como lo leéis. En realidad, los ganadores del premio Nobel son elegidos por un comité especial, pero quién sabe los hilos que hubiera movido el tito Kojima para presentarse. Por supuesto, todo esto hubiera sido más una gigantesca maniobra de marketing que un intento real de llevarse el premio, pero... ¿Y si se lo hubiera llevado?

Pocos detalles extra han trascendido sobre este asunto pero, como sabéis, el plan no llegó a materializarse, ya que Hideo Kojima abandonó Konami (y su vinculación oficial con Metal Gear) nada más llegar Metal Gear Solid 5 a las tiendas. Parece que no solo nos perdimos P.T. Silent Hills con su marcha sino también (posiblemente) el Premio Nobel más friki de la Historia.

Ir a la ficha Escribe tu análisis