Microsoft no quiere distraer con VR este año porque ha aprendido de Kinect

Ya queda muy poco para que Xbox One X llegue al mercado, se pondrá a la venta el 7 de noviembre, y, aunque en más de una vez se ha dicho que la consola será compatible con algún sistema de realidad virtual, Microsoft aún no ha anunciado ni su propio casco VR ni juegos VR para Xbox One X. El motivo de su silencio es bien sencillo: la compañía no quiere distraer a los desarrolladores con la realidad virtual durante este año porque dice haber aprendido de sus errores con Kinect.

"Todavía hay una tonelada de experimentación con la realidad virtual", explicaba Albert Penello, director senior de gestión de producto y planificación de Microsoft, en una entrevista concedida al portal británico Wired. "No está diseñada para ser una declaración revocada. Existen, obviamente, productos de consumo. La realidad virtual tiene mucho potencial, pero... ¿Es un producto de consumo viable? Para cierta parte de la audiencia sí".

"Hemos aprendido con Kincet y Wii que la simple traducción de una experiencia de juego típica a VR no es una estrategia ganadora",  continuaba argumentando el directivo de Microsoft. "Son las cosas extrañar específicas de la realidad virtual las que hacen que destaque. Y eso no es algo con lo que queramos distraer a los desarrolladores este año".

Como podéis apreciar, en Microsoft piensan que para que la realidad virtual tenga sentido hay que ofrecer productos diferentes y originales y piensan que el lanzamiento de Xbox One X no es el momento más apropiado para ello, por lo que prefieren esperar. Por tanto, aunque todo apunta a que acabará llegando, parece que aún tardaremos en ver contenido VR en la nueva consola de Microsoft. Os recordamos que Xbox One X ya se puede reservar en España y que podéis conocer nuestras impresiones sobre Xbox One X tras haber podido probar sus juegos a resolución 4K y con HDR.

Lecturas recomendadas