Microsoft rebaja definitivamente cuatro juegos de Xbox One

Aunque la rebaja de Xbox One ha sido un rumor, Microsoft no ha querido dejarnos a dos velas: cuatro de los primeros juegos de su catálogo sufren una bajada de precio definitiva que los acerca a la primera gama de títulos rebajados de la consola.

Ya hace más de medio año desde que Xbox One y su competencia directa en la nueva generación, PlayStation 4, están disponibles en nuestras tierras, por lo que era cuestión de tiempo que las rebajas terminaran haciendo acto de presencia. Y no, no nos referimos a la rumoreada rebaja de la consola de Microsoft que fue desmentida recientemente, sino a sus juegos, y más exactamente a los que estrenaron su catálogo.

Dejando de lado que podemos encontrar juegos a precios muy dispares dependiendo de cómo y dónde los busquemos, Microsoft ha decidido rebajar el precio de forma oficial de cuatro títulos de Xbox One en lo que supondría un primer paso para una gama Classic (o Platinum, o Essentials... el nombre da igual) en la sucesora de Xbox 360. Y a todos nos gustan los juegos baratos, como los que nos ofrecen los servicios Games with Gold o EA Acces, ¿verdad?

Los juegos escogidos por parte de Microsoft para dicha rebaja, que será sólo de 10 dólares, son Dead Rising 3, Forza Motorsport 5, Kinect Sports Rivals y Ryse Son of Rome. Teniendo en cuenta que el primero de ellos llegará pronto a PC, que Crytek está prácticamente arruinada, que Forza Horizon 2 está a la vuelta de la esquina y que Kinect ya no forma parte de la estrategia de Microsoft a corto plazo, además de considerar que son los primeros juegos del catálogo de Xbox One, es una decisión relativamente evidente.

De momento estas rebajas definitivas sólo se aplicarán en Estados Unidos y Canadá, según ha informado Major Nelson en su blog, pero es de esperar que se extiendan al resto de mercados tarde o temprano. Desde el punto de vista del jugador, al menos, es una noticia genial, aunque pierde enteros frente a la desmentida rebaja de precio de la consola, que nos brindaría una Xbox One por unos 350 euros, estando su precio por debajo del de PS4 por primera vez en la carrera de la nueva generación.