Microsoft se la juega con Windows Phone

El rumbo de la división de entretenimiento y dispositivos de Microsoft ha cambiado de forma repentina. La cúpula directiva es diferente y hasta el propio Steve Ballmer ha bajado a ver qué pasaba con Xbox, Kinect, Windows Phone 7, Zune y el resto de proyectos que tenían en marcha. Pero, lejos de terminar con el trabajo realizado, las cosas parecen seguir adelante y con más fuerza.

Sirva de ejemplo el reclutamiento de personal para una nueva división interna en Microsoft. Esta se encargará de crear juegos para Windows Phone 7 y lo que parecen ser otras plataformas que compartirán tecnología. Estamos hablando, obviamente, de lo que venga detrás de los reproductores Zune, de los tablets que nos inundarán dentro de unos meses y todo aquello que Microsoft lance en el futuro.

Los estándares actuales de numerosos dispositivos móviles, como teléfonos, reproductores multimedia e incluso televisores, ofrecen potencia suficiente para que funcionen juegos complejos. Y viendo cómo Google y Apple ya toman posiciones, parece lógico que Microsoft no de un paso atrás, después del éxito conseguido con Xbox.