Microsoft también recula con Xbox 360

Microsoft deja de cobrar a los desarrolladores por subir cualquier actualización a Xbox Live en Xbox 360 tras siete años.

Una de las políticas más criticadas de Microsoft, más por parte de los desarrolladores que de los usuarios dada su naturaleza, no es otra que la de cobrar a las compañías una cifra por subir a Xbox Live los parches y actualizaciones de sus juegos, sean del tipo que sean.

Sin ir más lejos, cuesta olvidar la suerte de rabieta de Phil Fish, presidente de Polytron y mente pensante tras esa genialidad que es FEZ, por este mismo motivo. Y es que puede parecer lógico que Microsoft quiera cobrar su parte en dicho procedimiento, además de ser un movimiento bastante inteligente cuya finalidad es intentar que los estudios testearan y pulieran más sus obras antes de compartirlas con el público (la experiencia ya nos ha demostrado que de poco ha servido en ese sentido...), pero la cifra demandada era un despropósito que en muchas ocasiones las compañías más pequeñas no se pueden permitir, con todo lo que ello conlleva.

Pues bien, parece ser que tras recular públicamente sobre las políticas y restricciones de Xbox One, los de Redmond han decidido matar dos pájaros de un tiro y también han quitado de en medio dicho cargo, dándole una relativa libertad (suponemos que dentro de unos límites lógicos, por supuesto) a los desarrolladores para actualizar sus juegos en Xbox 360.

Sin duda, Microsoft está usando todo lo que tiene a su alcance para limpiar su imagen. Quizá dicho paso atrás debería haberse producido hace bastante y no tras siete años desde el lanzamiento de Xbox 360 en el mundo, pero más vale tarde que nunca, ¿no? ¿Creéis que esta nueva práctica se mantendrá en Xbox One?