Miles de PS3 se quedan en la frontera

LG y Sony siguen de negocios ante los tribunales. Ante las demandas de los responsables de PlayStation 3, los coreanos han contraatacado y mantienen que la consola infringe varias patentes de LG sobre la tecnología usada en el Blu-Ray. ¿Las consecuencias? De lo más variadas, según el país en que la justicia estudia el caso.

Lo más sonado, por ahora, es la decisión europea de retener las importaciones de PlayStation 3 en la CEE, al menos, durante 10 días. Esto puede notarse en una medida variable, según dure la retención. Sony afirma que mantienen reservas para aguantar de dos a tres semanas sin que se aprecie la falta de suministro en las tiendas. Sin embargo, LG tiene la posibilidad de pedir un aplazamiento de otros 10 días. Además, los tribunales pueden dictar el fin definitivo de las importaciones y, lo peor de todo, la destrucción del material incautado.

En Estados Unidos, mientras tanto, las autoridades aduaneras están a la espera de emprender acciones similares. Sin embargo, allí las cosas pueden ser mucho más serias, con la prohibición total de la distribución de las consolas de manera indefinida y el pago de compensaciones. Menos mal que, en estos casos, todo suele quedarse en un susto y al final se arregla con un intercambio de sonrisas (además de dinero y patentes, claro).