Movistar+ se lanza a la producción propia con La peste de Alberto Rodríguez (La isla mínima)

La peste es la primera iniciativa de producción de ficción propia de Movistar+ que este mismo año emprenderá el rodaje de varios títulos más que ofrecerá en 2017 en exclusiva. 

Movistar+ ha presentado su estrategia de producción original para reforzar su oferta de series de la mano de Domingo Corral, director de producción original de Movistar+,  y parte del equipo de la primera serie en entrar en fase de producción, La peste: Alberto Rodríguez (director), Rafael Cobos (guionista) y José Antonio Félez (productor).  

 

Siguiendo la estela de plataformas como Netflix, el objetivo de Movistar+ es ofrecer a sus clientes cada vez más contenidos Premium diferentes y exclusivos. Y el primero de todos ellos será La peste, un proyecto liderado por el director Alberto Rodríguez que hasta ahora se encontraba en fase de desarrollo y que tiene previsto su estreno en octubre de 2017.

 

 

La historia, contada en clave de thriller, está situada en la Sevilla en el siglo XVI, una de las ciudades más ricas de la época pero en la que sus miserias quedarán al descubierto por una epidemia de peste bubónica. El rodaje comenzará a finales de 2016 y es el nuevo proyecto del cineasta Alberto Rodríguez, quien en 2015 se alzó con 10 Premios Goya en total por La isla mínima, entre ellos, el de mejor director y mejor guion.

 

Para Alberto Rodríguez: La peste es una historia de detectives pero en el fondo trata sobre conflictos relacionados con el poder, la política, la religión… ocurridos en una época lejana pero que se pueden traer a la actualidad. Hay problemas que los arrastramos siempre porque van unidos a la condición humana”.

 

La intención es estrenar entre ocho y diez series al año para lo que ya hay 20 proyectos en fase de desarrollo. También habrá coproducciones de series en inglés y, en este sentido, Movistar+ participará junto a otros grandes estudios europeos en ambiciosas producciones de ficción.

 

La idea es confiar en un creador que dispondrá de tiempo, libertad y recursos para contar su historia. La duración de los episodios será de alrededor de 50 minutos para el drama y 30 minutos para la comedia y el número de episodios por temporada dependerá de cada historia. Cada título se dirigirá a un público determinado y tendrá siempre en cuenta las nuevas formas de consumo en las que el cliente disfruta de las series bajo demanda, en cualquier dispositivo y a su ritmo. Una libertad inusitada que ha cambiado completamente el panorama de la producción.