Muestra Syfy – Eli Roth, Bowie y Buffy, en la fiesta del fantástico de Madrid

Lo último de Eli Roth, Aura Garrido o  Simon Pegg, la ganadora del Festival de Sitges, proyecciones especiales de Buffy y Dentro del Laberinto... La muestra Syfy ofrece, un año más, un catálogo indispensable para cualquier fan del cine fantástico y de terror.

Suele decirse que un festival de cine llega a su madurez a partir de su décimo año de existencia. La muestra Syfy alcanza este año su decimotercera edición, demostrando que, si bien Madrid adolece de los focos y grandiosidad de un festival como el de Sitges, tiene una muy bien implantada comunidad fan del cine fantástico.

Precisamente, la muestra arrancó el jueves con la ganadora del festival catalán, The Invitation, de Karyn Kusama, una inquietante película de suspense con una madre perturbada por la muerte de su hijo y una cena con perversas intenciones.

El viernes pudimos degustar cuatro películas muy dispares: Un poco de terror nórdico, con Villmark Asylum, de Pal Oie, su contrapartida española, con Vulcania, de José Skaf, la última película de Eli Roth, The Green Inferno, en la que el siempre poco comedido director estadounidense aborda esta vez el tema del canibalismo, y, para descansar de tanta sangre y tensión, el desenfreno cómico-terrorífico de Nina Forever, de Ben y Chris Blane y el desbarre adolescente-mutilador de Parasyte de Takashi Yamazaki.

La buena noticia es que, para los que andéis por la ciudad de la Puerta de Alcalá, aún queda un suculento menú fantástico para este fin de semana. El sábado se proyectan The Piper, de Kim Kwang Tae, que llama la atención por ser una particular adaptación de El flautista de Hamelin a lo surcoreano. Cierto es que la revisitación de cuentos clásicos está un poco manida, pero cuando proceden de oriente siempre nos llaman más la atención (y además, viniendo del país de Memories of murder o el Gangnam Style, uno confía en que el punto de vista sea, cuando menos, particular). Para rematar, alguno por ahí ha comparado su atmósfera con El Bosque, de Shyamalan. En mi caso eso supone hype total.

Después vendrán dos películas que abordan, cada una a su manera, el tema de la telequinesis. Por un lado, Khalil Sullins presenta The Listening, que narra las inquietantes consecuencias que les traerá a un grupo de jóvenes inventar un método para leer la mente de los demás. Por otro, The Mind’s eye nos presenta una especie de residencia de estudiantes para psíquicos… con siniestras intenciones, ¡y ambientado en los años 90! Veremos qué tal han tratado un tema que en el cine ha sido tradicionalmente fallido.

Y el plato fuerte vendrá por la noche, con Bone Tomahawk, de S. Craigh Zahler, un western de terror con Matthew Fox, Patrick Wilson y Kurt Russell, que ha recibido muy buenas críticas y que esperemos que nos quite el mal sabor de boca que nos dejó el género con la última película de Kurt Russell

El domingo arrancará con Demon, que nada tiene que ver con el clásico de Lamberto Bava, sino que se presenta como una versión judía del clásico de la casa encantada. Y siguiendo con el mundo hebreo, en Jeruzalem un par de turistas americanos viven una pesadilla bíblica en su viaje a Jerusalén.

Más llama la atención (pese a las críticas recibidas) Absolutamente todo, que cuenta la historia de un profesor con superpoderes. Así a bote pronto, puede sonar a topicazo, pero estando de prota Simon Pegg y en la dirección el Monthy Python Terry Jones (si no le ponéis cara, el señor gordito que en El Sentido de la Vida se pedía todos los platos de un restaurante), parece asegurada la comedia desbarrada.

El festival se cerrará el domingo por la noche con High Rise, cine fantástico de alto copete que adapta el clásico imprescindible de J.G Ballard con Sienna Miller y Jeremy Irons en el reparto. Suena a peliculón.

Además de todas estas películas, la muestra Syfy proyectará películas más infantiles en los matinales y dos clásicos del género como Dentro del Laberinto, de Jim Henson (en homenaje a David Bowie) y el capítulo musical de Buffy Cazavampiros (en homenaje a la libertad y la ciencia ficción bien entendida).

La muestra Syfy, un año más, ofrece una variada selección que cubre (casi) todos los puntos de vista del género actual. Estoy seguro de que los amantes del fantástico quedaremos, como todos los años, encantados, aunque también sospecho que, como todos los años, nos sabrá a poco, y cogeremos el metro de vuelta pensando por qué una ciudad de Madrid no puede hacer una apuesta más fuerte por un festival más amplio y glamouroso. Al menos este año, gracias a Buffy, y Bowie, al menos nos iremos cantando.