La negatividad hacia Wii U no afectará a sus ventas, dice Pachter

Ante la ebulliciosa negatividad que ronda a Wii U, el polémico analista Michael Pachter no quiere perder la oportunidad de hacer unas estimaciones. A su parecer, las ventas seguirán su curso normal.

Wii U está a punto de salir en Europa, como bien nos anuncia su tráiler de lanzamiento, y ‘el bueno’ (a saber cuáles son sus intenciones) de Michael Pachter ha soltando unas declaraciones que, lejos de los últimos comentarios sobre la consola de Nintendo en la industria y contradiciendo a sus propias palabras, apoyan a su lanzamiento augurando que la negatividad sobre Wii U no afectará a sus ventas.

“No creo que tenga mucho efecto en su lanzamiento” comentó el analista de Wedbush Morgan añadiendo “la negatividad nunca desaparecerá, por lo que cuento con ella durante estas navidades. Creo que, a pesar de ello, Wii U venderá su producción hasta entrado el mes de marzo, lo que serán unos 5,5 millones de hardwares. La compañía probablemente lance unos 3 millones durante las navidades y todas ellas serán vendidas”.

Observando el éxito que tuvo Wii U en reservas, puede que las palabras de Pachter deban ser (por esta vez) tomadas en cuenta. A estos comentarios se le suman el de otras ‘celebridades’ como la del carismático Cliff Bleszinski, que pone la mano en el fuego por la consola, y luchan contra el excesivo precio que tiene según Yves Guillemot.

Ante la grave negatividad técnica que se ha producido desde algunas productoras, como las de 4A Games, Michael Pachter ni se despeina asegurando que “no ocasionarán ningún impacto en los lanzamientos Europeo o Japonés”. Sin duda el lanzamiento de Wii U está siendo de lo más sonado, ya sea por partes simpatizantes o detractoras. De lo que no cabe duda es que hablamos de Nintendo y su nueva apuesta, pese a estar en la cuerda floja de la ‘next-gen, seguro que hará las delicias de muchísimos jugones (no solo nintenderos) ¿Qué os parecen las declaraciones de Pachter? Para nada son las primeras y puede que acostumbre a ser un bocachancla pero, en esta ocasión ¿tendrá razón?