Neuralink - Elon Musk quiere unir nuestro cerebro a las computadoras

Neuralink

Parece que los humanos evolucionados que anticipa Ghost in the Shell podrían estar más cerca que nunca gracias al proyecto de Elon Musk llamado Neuralink.

Está a punto de llegar a los cines Ghost in the Shell: el alma de la máquina, una película en la que se reflexiona acerca de la naturaleza humana y las implicaciones de una fusión del hombre con la tecnología y precisamente queremos hablaros hoy de que ese futuro podría estar más cerca de lo que pensamos si progresan proyectos como Neuralink por el que Elon Musk va a apostar.

Creo que la mejor solución es tener una capa de inteligencia artificial que pueda funcionar biológicamente dentro de nosotros

Empecemos por el principio: ¿quién es Elon Musk? Se trata de un empresario de Sillicon Valley, fundador de Tesla y SpaceX, creador de Hyperloop y presidente de SolarCity. Es decir que trata al tiempo de hacer llegar al hombre a Marte, de crear un tren capaz de alcanzar la hipervelocidad y que ahora, sin ir más lejos, se propone que las computadoras se puedan conectar con los cerebros humanos basándose en lo que el ingeniero denomina "lazo o cordón neuronal".

Dicho mecanismo consiste en implantar pequeños electrodos cerebrales que algún día podrían cargar y descargar pensamientos. El producto podría permitir a los seres humanos para alcanzar niveles más altos de la función cognitiva.

Si tenéis curiosidad por saber qué hay detrás de Neuralink debéis saber que el objetivo no es solo el de llegar a crear seres humanos "superinteligentes" sino de que cambiemos por completo nuestra forma de pensar. Si ahora considera que nuestros móviles son una suerte de memorias externas, el siguiente paso solo puede ser conectarlas a nuestra red neuronal sin cables. Si os es familiar es por la película Transcendence protagonizada por Johnny Depp.

Las mejores películas de ciencia-ficción en Blu-Ray 4K Ultra HD

Lo que hoy hacemos tecleando en una pantalla o en un teclado se haría simplemente con el pensamiento. Es decir, el cerebro humano estaría conectado a una máquina que leería sus pensamientos y acciones y las ejecutaría.

O los humanos se fusionan con las máquinas, o la inteligencia artificial nos hará irrelevantes

Musk no ha presentado oficialmente Neuralink, pero la compañía fue registrada en California como una empresa de "investigación médica" el pasado mes de julio. Sus primeros pasos podrían ir encaminados al tratamiento de trastornos como la epilepsia o la depresión y enfermedades neurodegenerativas tan graves como el Alzheimer o el Parkinson.

Por el camino muchas dudas acerca del coste de realizar este tipo de experimentos, no solo a nivel físico sino ético. ¿Cuál debe ser el límite? ¿Estamos preparados para empezar a fusionarnos con las computadoras? ¿Cómo podríamos asegurar redes de ese tipo y defenderlas de hackers? ¿Seguiríamos siendo humanos? Y sobre todo ¿cuál es el límite de este desarrollo tecnológico?

Lecturas recomendadas