Nokia 3310: toma de contacto y primeras impresiones

El Nokia 3310 nuevo iba en serio. La compañía finesa, cuya producción de móviles ahora está en manos de otra empresa llamada HMD, ha sorprendido a todo el mundo en el MWC 2017 presentando un teléfono básico, pero no uno cualquiera, sino una nueva versión completamente actualizada de uno de los móviles más vendidos de la historia. Y nosotros lo hemos podido probar.

Pero primero hagamos las presentaciones. Lo que Nokia ha presentado son cuatro móviles diferentes: el Nokia 6 (más que presentarlo, lo que ha hecho ha sido anunciar su disponibilidad en Europa), el Nokia 5, el Nokia 3 y, redoble de tambores, el Nokia 3310.

El teléfono más mítico de Nokia está de vuelta, y viene en forma de un dispositivo que por 49 euros se va a poner a la venta en España durante el segundo trimestre del año. Pero, ¿qué es lo que ofrece? ¿Qué mantiene del Nokia 3310 original? ¿Qué novedades introduce? Y, sobre todo, ¿para quién está destinado?

Nokia 3310, el clásico está de vuelta y lo hemos probado

No nos engañemos: el Nokia 3310 no es un smartphone, y mucho menos viene aquí para competir contra cualquier otra alternativa del mercado (ni siquiera contra las de más baja gama). Es un teléfono que por no tener no tiene ni pantalla táctil, pero estamos seguros de que en cuanto habéis leído su nombre a vosotros también os ha invadido la misma nostalgia que a nosotros. Llevados por misma esa nostalgia, nos hemos acercado a hacer una toma de contacto del 3310 nuevo. Y traemos muchas, muchas experiencias bajo el brazo.

Empecemos por el diseño. Salta a la vista que el Nokia 3310 (2017) no es el mismo que el que salió a la venta allá por el año 2000, pero os aseguramos que eso no le impide mantener buena parte de su esencia original. Sigue teniendo un diseño de lo más compacto (tiene poco más de 115 milímetros de altura), trae una pantalla con teclado físico y la carcasa -de plástico, claro está- es extraíble. Hasta ahí, es el Nokia de toda la vida.

Así se siente en la mano el nuevo 3310

Pero ahí terminan las similitudes con el viejo Nokia 3310. Empecemos por el diseño de la carcasa: a diferencia de la forma rectangular que tenía la versión del año 2000, con unas esquinas muy marcadas, en este modelo de 2017 salta a la vista que todo el teléfono tiene unas esquinas mucho más redondeadas. Eso hace que sea más cómodo de sujetar con una sola mano, y de hecho se siente muy suave en la palma de la mano.

Según las cifras oficiales, las dimensiones de este teléfono son de 115,6 x 51 x 12,8 milímetros, con un peso que HMD no ha querido revelar todavía (recordemos que el modelo original pesaba 133 gramos). Podemos confirmar que es un teléfono muy pequeño, y cabe más que de sobra en cualquier bolsillo.

Por desgracia, los empleados de HMD Global (la empresa que producirá los móviles de Nokia durante los siguientes diez años) estaban muy atentos para evitar que a nadie se le pasara por la cabeza probar la resistencia a las caídas del nuevo 3310. Por lo tanto, no podemos confirmar -y creednos que teníamos muchas ganas de descubrirlo- si está o no a la altura de la fama de resistencia a todas las adversidades de su antecesor. Lo que sí podemos confirmar es que no es resistente al agua, o al menos no lo es oficialmente.

La pantalla también ha sufrido una completa transformación. En lugar del pequeño panel de un solo color que tenía el 3310 en su día, en este Nokia 3310 lo que tenemos es una pantalla TFT de 2,4 pulgadas a todo color que alcanza los 240 x 320 píxeles de resolución. No es táctil, por desgracia, y para navegar por los menús no nos queda más remedio que utilizar el botón de navegación que hay debajo de la pantalla.

Pantalla del 3310 en detalle: es un panel a todo color, aunque no es táctil

Precisamente debajo de la pantalla, lo que tenemos son tres grandes botones: el de la izquierda es el botón de llamada de toda la vida, mientras que el de la derecha es el botón de colgar. Los dos tienen también una función adicional: el de la izquierda sirve para abrir el menú de "Opciones", mientras que el de la derecha sirve para retroceder. En el centro está el botón de Inicio, que nos permite movernos por la interfaz.

Diréis, ¿y dónde están los botones físicos de volumen y de encendido? ¡Ay, estimados usuarios de smartphones de última generación: esto es un Nokia 3310! No hay ni botón de encendido ni botón de volumen, y no lo hay porque para apagar el móvil se utiliza la tecla de colgar la llamada, mientras que para ajustar el volumen hay que entrar en el apartado de "Opciones". Es uno de esos detalles de los que ya nos habíamos olvidado por completo desde la llegada de las pantallas táctiles.

Lo que sí hay en el diseño de este teléfono -en la parte superior- es un puerto microUSB, para cargar la batería de 1.200 mAh de capacidad (dicen los de HMD que la autonomía en reposo es de hasta 31 días, ojalá sea cierto), mientras que en la parte inferior tenemos la salida minijack de 3,5 milímetros. La tarjeta telefónica y la tarjeta microSD se introduce dentro de la carcasa, para lo cual es necesario retirar tanto la tapa trasera como la batería.

Pero más vale que llevemos toda la música (también hay Radio FM, por cierto) en la memoria externa (admite tarjetas microSD de hasta 32 GB), porque os aseguramos que los 16 MB de la memoria interna no dan ni para guardar más de diez fotos de la cámara.

La cámara del Nokia 3310 nuevo

¿No os hemos dicho que el Nokia 3310 tiene cámara? Pues sí, una cámara principal de dos megapíxeles con Flash LED. Hemos hecho alguna que otra foto durante la toma de contacto, pero además de que con poco más de cinco imágenes la memoria interna ya no permitía guardar más fotografías, os adelantamos que la calidad era muy justa.

Hablemos un poco más en detalle de la interfaz, que hemos pasado de largo de ella y en realidad esconde algún que otro detalle interesante. No es ni Android ni Symbian: es una versión personalizada exclusivamente para este teléfono. Es una interfaz que tiene una pantalla principal que muestra la hora y el estado de la red, mientras que pulsando sobre el botón de inicio se nos despliega un menú con varias filas de tres aplicaciones en cada una de ellas.

La interfaz tiene lo básico (aplicación de agenda, mensajes de texto, cámara...), pero también esconde tres sorpresas interesantes: tiene la aplicación del navegador Opera mini, tiene el juego de Snake a todo color y, atentos, trae una tienda de aplicaciones de Opera.

Así es la interfaz del nuevo 3310

La parte negativa es que, dado que el Nokia 3310 que hemos estado probando no estaba conectado a Internet, no sabemos exactamente qué aplicaciones tiene esta tienda. Dudamos mucho que incluya ninguna de las apps más populares de Android (nos podemos ir olvidando de WhatsApp, eso seguro), pero es una duda con la que nos vamos hasta que tengamos la oportunidad de hacer un análisis más a fondo del teléfono.

En cualquier caso, es una interfaz que a los tres segundos de uso se hace intuitiva y sencilla de utilizar. Teniendo en cuenta que a día de hoy ya nos hemos acostumbrado a movernos como paz en el agua por las diferentes capas de personalización de Android, la interfaz del 3310 está lejos de suponer un reto para un usuario que utiliza por primera vez un teléfono básico. El único detalle es que, al menos en la unidad de prueba, no estaba disponible el español como idioma para los menús.

En lo que se refiere a conectividades inalámbricas, este móvil cuenta solamente con 2G y Bluetooth (y es Dual-SIM, por cierto). No hay ni WiFi ni 3G, lo que debería despejar muchas dudas a todos los que se estén preguntando si este teléfono sirve para navegar por Internet: sirve, sí, pero a velocidades más cercanas al año 2000 que al 2017. Para que os hagáis una idea de la velocidad de datos, enviar un fichero de 5 MB por 2G requeriría algo más de ocho minutos de espera.

¿Quién querría comprar el Nokia 3310 nuevo?

¿Quién querría comprar este Nokia 3310?

La pregunta es evidente: en pleno año 2017, ¿qué sentido tiene comprar un teléfono que no tiene ni WhatsApp, ni 3G, ni pantalla táctil, ni... en resumen, ninguna de las funcionalidades que ofrecen incluso teléfonos que cuestan poco más de 100 euros? Hay tres perfiles de usuario a los que podría interesar el Nokia 3310: personas mayores, gente que necesita un móvil de emergencia y personas que están dispuestas a renunciar al smartphone para regresar al uso más básico del teléfono.

El regreso del 3310 ha generado muchas expectativas, y la duda que nos queda a todos es si realmente hay un hueco en el mercado para este teléfono o si, simplemente, toda la repercusión que está teniendo este lanzamiento está montada a caballo en la poderosa fuerza de la nostalgia. Cuando este Nokia llegue a España, cosa que se producirá en los próximos meses, será la hora de la verdad.

 

Lecturas recomendadas