NVIDIA: Xbox 360 se adelantó 2 años

Que alguien diga algo bueno de la competencia es sorprendente. Sobre todo, en el caso de NVIDIA, con productos propios que aún están en el mercado, como es el caso del procesador gráfico de PlayStation 3, RSX.

Las palabras que prometen reacciones de todo tipo parten de Tony Tamasi, vicepresidente senior de NVIDIA, durante su conferencia en ECGC 2011. En una demostración de cómo ha evolucionado la tecnología gráfica, desde los tiempos de QuakeGL hasta Battlefield 3, pasando por Call of Duty y muchos otros, no ha dejado pasar numerosos avances vividos a todos los niveles en la representación gráfica. Efectos que se han convertido en cotidianos y una potencia que no para de crecer cada año.

En el caso de Xbox 360, Tamasi ha afirmado que su capacidad gráfica cuando nació en 2005 era equivalente a la de una tarjeta de gama alta de 2007. Es decir, parece que los ingenieros de Microsoft y ATI hicieron muy bien su trabajo. En el apartado técnico, los datos del chip Xenos eran los siguientes: 8 GigaTexels por segundo, capacidad para usar suavizado de tipo Antialias con un flujo de hasta 16 GigaSamples por segundo, 22,4 GB/s de ancho de banda, 0,3 millones de triángulos por segundo y 240 Gigaflop/s.

El tope de gama de NVIDIA a finales de 2007 ofrecía unas cifras altísimas para su época, al menos dentro de un PC, con 12.3 GT/s, 10.3 GS/s para Antialias, ancho de banda de 63.4 GB/s, 0,3 millones de triángulos por segundo y 228 Gflop/s de potencia de proceso en coma flotante. Es decir, en los años que pasaron de un producto a otro no se notó la subida en el número de polígonos representados por segundo, tampoco hubo un salto acorde con la ley de Moore, aunque sí que se apreció una mejora considerable en el rendimiento de la memoria RAM, a pesar de que su precio resultara muy alto.

De todas formas, parece que el pasado es eso y nada más para Tamasi. Su ejemplo viene de la mano de otra afirmación de la casa. Para 2015, espera que los chips que fabriquen sean 10 veces más potentes que los actuales y, además, pronostica que serán capaces de crear mundos con técnicas de Raytracing. Esto último no sorprende hasta que habla de la posibilidad de aplicarlo a juegos avanzados que funcionen a 30 o 60 imágenes por segundo. Una aventurada propuesta, ya que las tarjetas gráficas actuales apenas llegan a un par de fps cuando se trata de escenas complejas y trazado de rayos.

¿Creéis que merece la pena esperar a que la tecnología que promete realidad en los juegos llegue, antes de cambiar la generación de consolas o preferís que se apliquen los avances en cuanto estén disponibles, como sucede con el mundo del PC?