Ocho apellidos vascos también puede con Spider-Man

El éxito de Ocho apellidos vascos es incontestable: Dani Rovira pudo con el Capitán América y está despachando también a Spider-Man convirtiéndose en un verdadero héroe del cine español.

Hacía mucho tiempo que una comedia española, al margen de la saga de Torrente, no hacía tan buenos números: Ocho apellidos vascos se consolida por sexta semana consecutiva en el número uno y puede incluso con The Amazing Spider-Man: el poder de Electro, la que muchos pensaban que sería la película que vendrá a bajarla del podio.

Y no solamente porque fuera una cinta más o menos esperada sino porque el aparato de márketing que ha arropado su estreno ha sido de aúpa y su mastodóntico estreno la ha colocado en 770 pantallas. Es de hecho el esteno más grande del año pero, ¡los españoles parecemos preferir la risa a los mamporros! 

Ojo, porque no es el único superhéroe al que le ha dado una tunda en taquilla, ya sufrió el "efecto Rovira" el Capitán América: el soldado de invierno que sucumbió al humor patrio, ¡toda una sorpresa que se repite de nuevo!

Ocho apellidos vascos roza ya los 6 millones de espectadores en nuestro país y se sitúa, de momento, como la quinta película más taquillera de nuestras fronteras solo superada por Avatar, Lo imposible, Titanic y El señor de los anillos: el retorno del rey. Suma un acumulado total de más de 33 millones de euros y no parece dispuesta a dejar de liderar la lista de forma inmediata.

Y el efecto se está dejando sentir incluso en el turismo: medios como el Diario Vasco informaban esta misma semana de una mayor afluencia de público para visitar las localizaciones de la película. En concreto a la ermita de San Telmo y las localidades de Zumaia o Zarautz.

Vamos a refrescaros la crítica de Ocho apellidos vascos y a recordaros que está en el horno ya su secuela de la que ya os hablamos en esta noticia. ¿Este fenómeno de masas está justificado? ¿El boca a boca está venciendo "la guerra de guerrillas" de la cartelera?

Lecturas recomendadas