Origen: Christopher Nolan explica el final de la película

Nolan ha explicado el final de Origen: ¿cae o no cae la dichosa peonza? ¿Realidad o sueño? Salimos de dudas...

¿Recordáis el final de Origen? La película de Christopher Nolan trajo cola y, si fuisteis con amigos a verla al cine en su día, seguramente luego tuvisteis un buen debate acerca del dichoso tótem que utiliza Cobb (Leonardo DiCaprio) para discernir si se encuentra dentro de un sueño o en la realidad.

Se trata de una pequeña peonza: si continúa girando ad infinitum está soñando, si cae, está en el plano de la realidad. Al final de la película y tras colarse en los sueños de los demás en varios planos diferentes, se encuentra en su hogar, ¿o acaso sigue soñando? 

El protagonista pone a bailar su peonza encima de la mesa pero en el momento en el que parece que pierde fuerza Nolan funde a negro y nos deja con el interrogante (o no, porque lo mismo sacasteis vuestras conclusiones).

 


 

Éste es, a grandes ragos, el final de Origen, la onírica y compleja cinta que estrenó en 2010 y de la que, un lustro después, se sigue hablando. Pues bien, el realizador ha hablado sobre ella en el discurso de graduación de la Universidad de Priceton y ha confesado que incluso ha habido ocasiones en las que se ha escabullido por "la puerta de atrás del cine" durante las proyecciones para no tener que responder a las preguntas.

 

Nolan señaló que el mensaje que quiso lanzar es el de la percepción de la realidad como algo "enteramente subjetivo". Así que el personaje de DiCaprio no espera para ver si la peonza deja o no de girar, porque ya no se preocupa de distinguir entre una posible realidad y un sueño potencialmente maravilloso.

 

"Creo que, con el tiempo, empezamos a ver la realidad como el primo pobre de nuestros sueños... y en este sentido quiero deciros que tenemos que hacer caso a nuestros sueños, a nuestras realidades virtuales, a estas abstracciones que nos hacen disfrutar y que nos rodean y que son subconjuntos de la realidad", afirmó un inspirador Nolan.

 

En cualquier caso Michael Caine ya dio en su día su explicación al desenlace de Origen en una entrevista para la BBC asegurando que la clave no era ni el anillo de Cobb, ni la ropa de los niños sino su mera presencia: "En la escena de la peonza que deja al final, que es cuando yo aparezco de nuevo... Si yo estoy allí es real, porque nunca he estado en el sueño. Yo soy el tipo que inventó lo de los sueños".

 

Una cosa no quita la otra: puede que fuera realidad pero que efectivamente ya no fuera algo que le preocupara al personaje: nos quedamos con el mensaje de Nolan: "En la gran tradición de estos discursos ante los estudiantes, por lo general alguien dice algo sobre aquello de 'perseguir tus sueños', pero yo no quiero decirlo... porque no creo en eso. Yo quiero que persigáis la realidad". ¡Apuntado!