Padre de Familia – Fox usa un vídeo de YouTube para un episodio y luego manda borrar el original

El capítulo de esta semana de Padre de Familia incluía un vídeo obtenido sin permiso de un usuario de YouTube. Posteriormente Fox ordena bloquear el vídeo original por una vulneración del copyright

Hay ocasiones en las que asistimos a espectáculos tan surrealistas y extraños que sólo nos queda sonreír y soltar una pequeña carcajada. En esta ocasión los protagonistas han sido el canal Fox, la serie Padre de Familia, un usuario anónimo de YouTube y ley de derechos de autor de Estados Unidos (DMCA).

Pero para poder entender la historia nos tenemos que remontar a la emisión del último capítulo de la serie Padre de Familia. Según cuenta TorrentFreak, en dicho capítulo Peter conseguía ganar a sus amigos al videojuego clásico de la NES Double Dribble, gracias a un truco, en el que se explotaba un fallo técnico, que permitía marcar infinitos triples desde la esquina de la cancha de baloncesto.

Esta trampa era conocida por muchos jugadores del clásico juego de Konami de 1987, entre los que se encontraba el usuario de YouTube sw1tched, que descubrió el fallo del juego junto a sus hermanos durante la década de los 80 y en 2009 decidió compartirlo con el resto del mundo, a través de un vídeo colgado en dicha plataforma. Pues bien, es precisamente ese vídeo el que se muestra durante el capítulo de Padre de Familia.

El usuario sw1tched reconoce que ningún responsable de la Fox ni de la serie se habían puesto en contacto con él para pedirle autorización sobre el uso del vídeo en la serie. Lo que se habría quedado como un mero robo de propiedad intelectual se convierte de pronto en una situación kafkiana al bloquear YouTube, tres días después de la emisión del capítulo, el vídeo original del usuario por considerarlo una infracción grave del copyright. Es decir, subes un vídeo, una empresa te lo roba para utilizarlo en una serie sin tu permiso y para colmo te bloquean tu contenido por vulnerar el derecho de propiedad intelectual.



                                                                                                                                                                                                                                               Lógicamente el usuario reclamó a Google y el vídeo ya vuelve a estar disponible. Lejos de quedarse en una anécdota algunos han visto el enésimo conflicto absurdo provocado por la ley de derechos de autor de Estados Unidos