Palabras que nunca creerías que estaban admitidas en la RAE: papichulo, culamen...

Diccionario de la Lengua Española

Cada cierto tiempo nos encontramos con una noticia que anuncia la entrada de algunos términos en el diccionario académico oficial de la lengua española que poco tienen de nuevos. Es el caso de palabras como "cederrón", "almóndiga" o "toballa". La Real Academia Española (RAE) ha ido incorporando dichas acepciones con el paso de los años, con el objetivo de seguir modernizándose y adaptándose a los tiempos que corren. Razón de peso para que palabras como "friki" o "tuit" se hayan hecho un hueco en el diccionario.

Asín que, por si no lo sabíais, podéis grabar un cederrón a vuestros amigovios por su cumpleaños el próximo mes de otubre; comprar nuevas toballas para secaros el culamen; o pediros un buen plato de almóndigas. Aunque no hay ningún error lingüístico en estas frases, el uso de muchos de estos términos es desaconsejado por los académicos al tratarse de palabras vulgares, como viene especificado en sus propias entradas.

Sin más dilación, aquí tenéis una lista con algunos términos aceptados por la RAE que nunca habrías imaginado que serían oficiales:

  • Almóndiga: modismo de la palabra “albóndiga”
  • Tuit: mensaje digital que se envía a través de Twitter
  • Papahuevos: sinónimo de papanatas
  • Culamen: usada para referirse a la cola o nalgas
  • Toballa: modismo de toalla o pieza de felpa
  • Abracadabrante: palabra que describe algo muy sorprendente y desconcertante
  • Otubre: válido para nombrar al décimo mes del año
  • Güisqui: adaptación del anglicismo whisky
  • Amigovio: persona que mantiene con otra una relación de menor compromiso formal que un noviazgo pero mayor a una amistad.
  • Friki: término utilizado para describir algo extravagante, raro o excéntrico
  • Cederrón: adaptación castellana del término CD-ROM
  • Asín: vulgarismo de “así”
  • Papichulo: hombre que por su atractivo físico es objeto de deseo
  • Espanglish: modalidad del habla de algunos grupos hispanos de los Estados Unidos en la que se mezclan elementos léxicos y gramaticales del español y del inglés
  • Euroescepticismo: referente a la desconfianza hacia los proyectos políticos de la Unión Europea.
  • Vagamundo: modismo de “vagabundo”

Antes de que el pueblo alce las antorchas al grito de vengarse, debemos aclarar que la aceptación de dichos términos tiene una explicación lógica y, sobretodo, temporal. Es el caso de "almóndiga", cuya aparición en el diccionario académico de la lengua española data de su primera edición en 1726, y su aceptación se debe a su uso en el castellano antiguo y debido a la interpretación de los textos clásicos. Además, muchos de estos términos tienen una gran diferencia respecto al resto del diccionario: son vulgarismos, como podemos leer en el caso de "asín", o están en desuso, como ocurre con "toballa".

La RAE ha insistido en que dichos términos no deben emplearse en el lenguaje actual, pero las redes sociales siempre sirven para anunciar que se trata de "nuevos términos" cuando, en realidad, llevan más tiempo existiendo que nosotros mismos.

Lecturas recomendadas